José Pérez-Guerra
Domingo, 11 de noviembre de 2018

De las cenizas de la I Guerra Mundial surgieron los nacionalismos y populismos que padece Europa

[Img #30340]Hace cien años, el 11 de noviembre de 1918, Francia y Alemania firmaron el armisticio que puso fin a la Gran Guerra, la I Guerra Mundial que revolucionó a Europa. Todo empezó cuando en junio de 1914 fue asesinado en Sarajevo el archiduque de Austria Francisco Fernando, y el gobierno de Viena con el apoyo del kaiser alemán Guillermo II consideró el atentado causa de guerra contra Serbia, aliada del zar Nicolás II de Rusia, implicando también en la contienda a Francia. Y Alemania desencadena un conflicto armado en el que pronto se vieron envueltas otras naciones europeas como Bélgica, Italia y Gran Bretaña, además otras foráneas como Turquía, Japón y Estados Unidos.

 

En febrero de 1917 el socialismo marxista se manifiesta en las calles de San Petersburgo al grito de ‘Abajo la guerra; abajo la policía’, revolución comandada por Lenin que acabó con el zar Nicolás y su familia, estableciéndose la República Socialista Soviética, la URSS, que se prologó hasta finales del siglo XX, una dictadura asentada sobre millones de asesinatos y pueblos enteros deportados.

 

En octubre de 1918, Alemania y Austria se sienten derrotadas y solicitan un armisticio para poner fin a la guerra, que ocasionó el final del Imperio de los Habsburgo al ser destronado Carlos I en Viena y la abdicación del kaiser Guillermo II de Alemania y Prusia, produciéndose en el centro europeo un vacío difícil de cubrir tras la sangría de la guerra y las duras condiciones impuesta en la paz de Versalles. Fue entonces cuando el soldado Adolf Hitler toma el control del Partido de los Trabajadores y se hace con el poder en 1919, creando el Partido Nacional Socialista de los Trabajadores, conocido como NAZI. Mientras en Italia Benito Mussolini, comentarista político del periódico Avanti funda los ‘Facis di combattimento’, antipartido republicano, democrático y socialista, que elaboro el Manifiesto Fascista publicado el 6 de junio de 1919 en el Diario Il Popolo d’Italia, donde incluye entre sus propósitos la jubilación a los 55 años, jornadas de 8 horas, y suprimir la policía.

 

Las dictaduras de raíz socialista intervinieron en la Guerra Civil Española: la URSS en el bando Republicano, y Alemania e Italia en el Nacional o Franquista; y poco después desencadenaron la II Guerra Mundial, cuando Moscú y Berlín acuerdan la invasión y conquista de Polonia, e Italia no tardó mucho en sumar fuerzas con Alemania… Nacionalismos y populismos de la mano que se fueron ‘exportando’ a numerosos países y que en periodos conflictivos, como sucede ahora, afloran con sus mismas marcas: ‘reformistas’, ‘progresistas’ y hasta ‘democráticas’…

Enlaces automáticos por temática
InfoENPUNTO • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress