JPGS
Viernes, 16 de noviembre de 2018

Un favor envenenado para nuestros hijos

[Img #30360]No deja de sorprender la capacidad del ejecutivo socialista del Dr. Sánchez para pegarnos tiros en el pie. Uno tras otro. La irresponsable utilización de globos sonda, como los dedicados a la erradicación del diesel primero, y ahora de cualquier vehículo que genere CO2, las subidas de cotización a los autónomos… y todas esas promesas ideológicas, que no prácticas, que al final simplemente enturbian el ambiente y se quedan desmadejadas cuando la realidad las alcanza.

 

Pero el último anuncio de la Ministro de Educación y Formación Profesional, Doña María Isabel Celaa Dieguez, afirmando que se podrá aprobar el bachillerato con asignatura pendiente es otra ocurrencia que va directamente en contra de lo que predican. La Ministro comenta que se hace un “gran favor” a los alumnos, y que quiere evitar “rebajar su autoestima”. Pan para hoy y hambre para mañana.

 

No creo que haya medidas tan antisociales como esta. La rebaja de la exigencia en la educación pública lo único que conseguirá es agrandar aún más la brecha entre quienes tienen medios para pagar una buena educación privada, y los que no tienen más remedio que acudir a la educación pública, cada vez más degradada. Es justo lo contrario de lo que necesita España de cara al futuro, y justo lo contrario de lo que necesitan los alumnos.

 

La generación de valor y bienestar en una nación, la generación de riqueza, cada vez depende más del talento y la innovación de sus personas y de sus empresas. Son dos de los pilares en los que se construye el futuro. Si se degrada la educación, la generación de talento se resentirá, y si además no se facilita un ecosistema que ayude a las empresas a generar empleo, como ocurre en España, las cosas van a pintar muy mal. La ideología puede llenar un mitin en una plaza de toros, pero tropieza con una realidad muy cruda cuando se trata de economía real.

 

Nuestro sistema educativo necesita ser mucho más exigente con el alumno. Necesita dotar de mucha mayor autoridad al docente. Necesita unos docentes con una formación mejor y más actual. Y sobre todo necesitamos darnos cuenta como sociedad de que la educación debe situarse en la vanguardia de nuestras preocupaciones, y bien lejos de ideologías que simplemente mutilan el conocimiento. Formemos lo mejor posible a nuestros hijos porque es la única inversión real que les ayudará en el futuro.

 

Señores políticos, los de todos los partidos: dejen en manos de expertos el diseño de un gran plan nacional de educación, que dé respuesta a los retos a los que España debe enfrentarse en los próximos años. Pongan el futuro de la nación por delante de sus ideologías, porque en caso contrario seguiremos perdiendo terreno frente a otros países que valoran el futuro de sus hijos por encima de las veleidades de sus políticos.

Enlaces automáticos por temática
InfoENPUNTO • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress