Jaime Pérez-Guerra
Jueves, 22 de noviembre de 2018

No lo estamos haciendo tan mal, a pesar de todo

[Img #30386]Todo va a peor. Las cosas no están funcionando bien. El crecimiento se estanca. La situación política se deteriora y los populismos ganan terreno… Trump, el Brexit, Venezuela, Pedro Sánchez. Nuestra actualidad parece que nos dirige al precipicio. Pero la realidad es otra.

 

El ruido no nos deja escuchar la música, y cosas que nos parecen de una importancia total en un momento dado, desaparecen a la semana siguiente.

 

Pero hay cosas muy importantes que no van tan mal. Es más, van bien. Acabo de leer unas cifras sobre el progreso de la humanidad en los últimos diez años, y creo que esto nos debería hacer reflexionar un poco:

 

La renta percápita anual a nivel global, en dólares constantes de 2010, se ha incrementado un 15,1 por ciento de 2005 a 2015. En el África subsahariana el aumento ha sido del 21,8 por ciento, en India del 78 por ciento, y en China del 137 por ciento.

 

La mortalidad infantil a nivel mundial ha descendido en esos diez años un 28,4 por ciento. En África subsahariana se ha reducido un 29,5 por ciento, en India un 32,1 y en China, un 54,7 por ciento.

 

La expectativa de vida global pasó de 69 a 71,5 años. En África Subsahariana, de 52 a 58,6, en India de 64,2 a 68, y en China de 73,4 a 75,8 años

 

El déficit alimentario global, medido en kilocalorías se redujo un 31,5 por ciento, en África un 24,6 por ciento, en India un 28,3 por ciento y en China un 42,2 por ciento. Como resultado de esto, el número de personas desnutridas se redujo en 200 millones de personas, quedando en 685 en todo el mundo. China redujo en 70 millones sus desnutridos, India en 40 millones y África solo en 10 millones, pero los redujo.

 

El porcentaje de población desnutrida global bajó del 22,5 al 18 por ciento, una reducción del 20 por ciento. En África se reduce un 14,9, hasta el 22,3 por ciento, en India baja un 26,8, para quedar en el 15,3 por ciento, y en China queda en un 9,8 por ciento, lo que supone una reducción del 38 por ciento. Todo esto sólo en 10 años. Aunque queda mucho trabajo por hacer, los avances son innegables en todo el mundo. La globalización trae muchos problemas, pero a la vez nos está ofreciendo unas oportunidades a nivel global que no hubiésemos soñado hace solo 50 años.

 

Las cosas no son perfectas. A veces hay que elevarse un poco por encima del ruido general para ver todo el paisaje. Quizá nos demos cuenta que en este país tenemos muchos “problemas de ricos”, y que los grandes problemas, los que están por encima de nuestras pequeñas luchas, se van solucionando, e indican que la humanidad no lo está haciendo tan mal.

 

Queda mucho trabajo que hacer, pero hay lugar para el optimismo dentro de todo nuestro caos.

Enlaces automáticos por temática
InfoENPUNTO • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress