José Pérez-Guerra
Sábado, 22 de diciembre de 2018

El Gobierno de Pedro Sánchez rehabilita al genocida Lluis Companys fusilado en 1940

[Img #30509]El Consejo de Ministros celebrado en Barcelona, entre los guiños cómplices al independentismo catalán, acordó rechazar y condena el Consejo de Guerra que sentenció a muerte a Lluis Compays, presidente de la Generalitat, fusilado en 1940. Y la ministra, portavoz del Gobierno, Isabel Calaá, afirmó en rueda de prensa que ‘se proclama pública y solemnemente el reconocimiento de la plena dignidad del presidente Companys, así como el carácter injusto e ilegitimidad de la condena’.

 

El rechazo del Gobierno accidental de Pedro Sánchez y el reconocimiento a la plena dignidad de Companys no es más que un ‘brindis al sol’ que ni a los independentistas, a juzgar por sus reacciones ha convencido, siendo minusvalorado; porque lo sucedido hace casi 80 años queda en la historia. En la historia de un periodo negro donde el que fuera presidente de la Generalitat en años de Guerra Civil se comportó como un verdadero genocida; y esa realidad ha sido puesta de manifiesto por catalanistas de pura cepa, como se hace constar y se documenta en el libro ‘Los (des)controlados de Companys’, del historiador catalán Javier Barraycoa, profesor universitario en Barcelona que nos ilustra sobre ‘el genocidio catalán. Julio de 1936-mayo de 1937’; un libro editado en 2016 por LibrosLibres que en uno de sus anexos incluye los nombres de asesinados por los milicianos del aparato represivo del presidente Companys: personas consideradas enemigos políticos, católicos, e incluso aquellos que nos le eran grato del entorno catalanista: casi 9.000 catalanes asesinados por los (des)controlados que el controlaba.

 

La Guerra Civil termina, se exilia, y en 1940, reclamado por España, los alemanes lo entregan, y se le somete a un juicio en el que desde el juez, el fiscal, la defensa, y los testigos son catalanes. Se le condena a muerte y es fusilado. Pero ahora el presidente accidental del Gobierno trata de rehabilitar a uno de los personajes más sanguinario de la Historia con el fin de agradar a los independentistas catalanes porque los necesita para mantenerse en el Palacio de la Moncloa, aunque el Partido Socialista pague las consecuencias y España entre en quiebra, porque para él y ‘su santa compaña’, una España taifa ofrece muchos alicientes a la ‘clase política’, y él ha nacido para hacer carrera sin importar el precio.

Enlaces automáticos por temática
InfoENPUNTO • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2019 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress