Martes, 19 de febrero de 2019
Con motivo de la feria ARCO en la que Perú es el país invitado

‘Matrimonios de Martin de Loyola con Beatriz Ñusta y de Juan de Borja con Lorenza Ñusta de Loyola’, obra invitada en el Museo del Prado

[Img #30774]Con motivo de la feria ARCO en la que Perú es el país invitado, en la Sala 16 A del Museo del Prado se muestra hasta el 28 de abril de 2019, como obra invitada, el cuadro ‘Matrimonios de Martín de Loyola con Beatriz Ñusta y de Juan de Borja con Lorenza Ñusta de Loyola’ procedente del Museo Pedro de Osma en Lima; compleja invención iconográfica, ideada por los jesuitas del Cuzco que pone en escena dos uniones matrimoniales que enlazaron la descendencia real incaica con la de los patriarcas de la Compañía de Jesús.

 

La primera boda, efectuada en 1572, unió al capitán español Martín García de Loyola –sobrino nieto de San Ignacio de Loyola, y vencedor de Tupac Amaru, el último inca rebelde y a quien un doctrinero jesuita convirtió antes de su ejecución-- con la ñusta o princesa imperial Beatriz Clara Coya, hija de Sauri Tupac, hermano del monarca derrotado. El segundo matrimonio –celebrado en Madrid el año 1611- corresponde al de la hija mestiza de ambos, Ana María Lorenza de Loyola Coya con Juan Enríquez de Borja, nieto de San Francisco de Borja. Entre uno y otro acontecimiento mediaron casi 40 años, además de una enorme distancia geográfica, pero aquí son representados simultáneamente y en el mismo espacio, con evidente intención propagandística.

 

En efecto, los santos Loyola y Borja presiden la doble boda, iluminados por un radiante sol de justicia que encierra el monograma de Jesús, emblemático en la orden. La composición se plasmó por primera vez durante el último cuarto del siglo XVII, en un lienzo de grandes dimensiones destinado al sotacoro del templo de la Compañía de Jesús en la antigua capital incáica. Posteriormente la obra fue reelaborada en más de una ocasión, para enviarse a otros centros religiosos del virreinato. Esta versión, conservada en el Museo Pedro de Osma, data de 1718 y se hace eco del clima ideológico imperante bajo el ‘renacimiento inca’, fenómeno cultural de grandes repercusiones, impulsado por los nobles indígenas, con el apoyo de ciertos sectores del clero y la aristocracia criolla.

Enlaces automáticos por temática
InfoENPUNTO • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2019 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress