Sábado, 9 de octubre de 2010
Valencia

“Una historia del arte italiano”, Colección Christian Stein en el IVAM

[Img #3433]Tras la etapa de reconstrucción europea a causa de la II Guerra Mundial, emergieron otras maneras de entender la creación artísticas. Es cuando en las décadas de los 60 y 70 cristalizan las formas y los gestos de una nueva cultura en sociedades marcadas por la industrialización, y que en Italia, por sus especiales características históricas, desde la antigüedad clásica al tiempo fascista, adquiere especian significado con el ‘Arte Povera’ o la ‘Architettura radicale’, un posicionamiento reflejado en la exposición “Una historia del arte italiano. Colección Christian Stein” abierta en el Instituto Valenciano de Arte Moderno, IVAM, comisariada por Francisco Jarauta.

Es un largo viaje de la mano de Boetti, Paolini, Mario y Marisa Merz, con Luciano Fabro, Pistoletto o Kounellis, sin olvidar a Penone, Zorio, Anselmo y otros autores, para acercarnos a un experimento artístico que trasciende las coordenadas de las formas del arte para incidir en el espacio de las estrategias culturales y políticas, que inciden en la cada vez más complejas estructuras de lo social; y de las relaciones entre lo privado y lo público, señalando la línea de emergencia de nuevas individualidades.

Si los frentes abiertos por Calvino o Pasolini, por poner un ejemplo, proponen ya sea una experimentación en el concepto mismo de la literatura a través de la crítica más directa a la hora de un desenmascaramiento de los fetichismos culturales o religiosos de la sociedad italiana, también el Arte Povera construirá una dramaturgia en la que se escenifica los cambios de una sociedad que ha perdido su sistema tradicional de referencias y se ve expuesta a un horizonte nuevo, de normalizaciones, y reconducción a un imaginario social dentro del contexto internacional dominado por el modelo de las sociedades posindustriales.

Los espacios heridos de Fontana, los óxidos de Kounellis, los espejos rotos de Paolini, los ‘attaccapanni’ de Fabro, los mapas de Boetti...recorren una geografía de signos y escenas en las que se representan, como si se tratara de un teatro del tiempo, las nuevas relaciones sociales o el imposible viaje hacia tiempos que se habían soñado antes. Había sido Goethe en su nota sobre Winckkelmann quien señaló que “el clasicismo es la nostalgia de la casa”. No había regreso; y el trabajo del arte, la innovación estética, presagiaban el cambio de épocas desde una distancia crítica que inventaba aquellos lenguajes emergentes, con la tensión utópica necesaria para propiciar una rebelión ético-política, y que las obras de la Colección Christian Stein, expuestas en el IVAM hasta el 23 de enero de 2011, interpretan.

InfoENPUNTO • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2019 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress