José Pérez-Guerra
Martes, 14 de mayo de 2019

La emigración incontrolada es uno de los grandes problemas a nivel internacional

[Img #31183]En un encuesta de YouGov para el diario El País se constata que la inmigración y el medio ambiental centran la inquietud de los europeos, por encima del desempleo, la estabilidad económica y la deuda pública; un problema que en España es crucial dada su situación geográfica; cuando las vallas que protegen ciudades como Melilla y Ceuta son constantemente rebasadas y las pateras cargadas de africanos buscan continuamente el rescate en aguas hispanas, unas de traficantes sin escrúpulos y otras de organizaciones ONG que bien subvencionadas hacen obras de caridad a costa de otros. Y eso sucede mientras el Gobierno de la nación negocia con la Iglesia la acogida de refugiados que entran en el país ilegalmente.

 

La emigración es un factor positivo y se ha producido desde que el hombre tiene memoria, pero debe sujetarse a normas para evitar males mayores; en especial en este tiempo nuestro cuando un mundo intercomunicado no es igual en todas partes, porque en África, y parte de Asia y de las Américas hay gravísimos problemas, terceros mundos donde las guerras, el hambre y las enfermedades aconsejan a sus habitantes emprender como sea rutas hacia tierras con mejores perspectivas, y Europa es uno de los paraísos a alcanzar. 

 

Y como es un problema planetario, debiera ser la Organización de las Naciones Unidas, ONU, el organismo que debe afrontar el problema como en su día hizo con el colonialismo, y promulgando los Derechos del Hombre que deben estar por encima de regímenes y fronteras. Ahora el mundo camina a varias velocidades y bueno sería que la ONU pusiera el reloj en marcha tratando de establecer un sistema de tutorías acordado por las partes, por el cual un país desarrollado pueda intervenir en otro aportando experiencias; sistema basado el desarrollo de sectores básicos para fundamentar una economía que propicie trabajo digno, eleve el consumo a la vez que los sistemas de educación y sanitarios, entre otros, cubriendo las necesidades de una población que debe verse protegida; un sistema de tutorías que se base en el respeto a las instituciones nacionales que deberán, a la ver, ir democratizándose, con un plazo final, porque el objetivo es que el país tutelado adquiera la mayoría de edad y pase a formar parte de un mundo único. Ese sería el verdadero rescate, no los parches caritativos…

Enlaces automáticos por temática
InfoENPUNTO • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2019 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress