Domingo, 27 de septiembre de 2009

"Los rusos en la guerra de España. 1936-1939". Exposición en el Conde Duque

Enviar por email

[Img #1059]El señor Largo Caballero, presidente de la República Española, pidió a la URSS una intervención activa en la guerra civil, al considerar que no solo era necesario más y mejor armamento, sino también pilotos. Y Moscú puso precio a los materiales suministrados y el envío de personal voluntario. El precio pagado fue el traslado a la capital soviética de 510 toneladas de oro del Banco de España, el llamado "oro de Moscú" valorado entonces en 518 millones de dólares, que ahora sobrepasaría los 7.500 millones. Así, las reservas de oro del Banco de España quedaron totalmente liquidadas a mediado de 1938. La exposición "Los rusos en la guerra de España. 1936-1939", organizada por la Fundación Pablo Iglesias, comisariada por el catedrático Ricardo Miralles, de la Universidad del País Vasco, en el Centro Cultural del Conde Duque, de Madrid, no solo cuantifica aquella intervención, sino que pone nombre a rusos que vinieron en calidad de asesores y combatientes.

 

En el bando nacional la ayuda italiana y alemana había inclinado la balanza de fuerzas a su favor. Las Brigadas Internacionales, en el bando republicano, no lograron frenar las continuas ofensivas de unos cuerpos de ejército mejor entrenados y pertrechados, con mandos profesionales curtidos muchos de ellos en la contienda de África. Fueron 2.105 rusos, porque a todos los soviéticos, ucranianos, georgianos, osetios... se consideraban "los rusos", saludados por la propaganda republicana héroes de una revolución que empezó en Asturias, el año 1934, y se mantuvo latente a lo largo del tiempo, hasta la ruptura que llevó al enfrentamiento fraticida. Moscú proveyó al gobierno de Madrid de 648 aviones -"Ratas", "Moscas", "Katiuscas"- que mantuvieron en jeque a las unidades del Ejército del Aire franquista; 647 tanques y una treintena de vehículos blindados; 1.187 piezas de artillería; 340 morteros; 20.586 ametralladoras, casi medio millón de fusiles, además de bombas, obuses y municiones necesarias.

 

En la exposición se muestran 142 piezas entre maquetas, fotografías y documentos, así como 165 retratos de asesores y combatientes, que participaron de una u otra manera en aquella vergonzosa contienda. Y puede verse a la Puerta de Alcalá convertida en portal de propaganda, con un gran retrato del dictador comunista Stalín, como reconociendo el favor a quien luchaba por no sabemos qué libertad...y más arriba, un "Viva la U.R.S.S.", que lo expresa todo. La exposición se exhibe en el Centro Cultural del Conde Duque, de Madrid, Sala Villanueva, hasta el 10 de enero de 2010.

InfoENPUNTO • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress