Domingo, 4 de agosto de 2019

‘A propósito de Satán. El submundo diabólico en tiempos del románico’

[Img #31553]La Fundación Santa María la Real ha publicado el libro ‘A propósito de Satán. El submundo diabólico en tiempos del románico’ que recoge las siete investigaciones presentadas de las Claves del Románico, del que se han editado 1.500 ejemplares; libro coordinado por el historiador Pedro Luis Huerta, con las explícitas figuras talladas por canteros medievales, que debieron horrorizar a las gentes de la época y que hoy siguen captando la atención de propios y extraños.

 

El infierno románico, según Miguel Cortés, de la Universidad de Castilla-La Mancha, debió ser para el hombre de la época la existencia del demonio. Pero, ¿quién era realmente Satán?, José Luis Alonso, de la Universidad de Valladolid, nos da la clave: ángeles que por su soberbia fueron arrojados al infierno. Y tanto se interiorizó y popularizó la imagen del diablo en el románico, que llegó a adquirir múltiples formas y representaciones inspiradas, como señala Ángela Franco, del Museo Arqueológico Nacional, no sólo en la Biblia sino también en los evangelios apócrifos. Y al entrar en la consideración de los condenados, Agustín Gómez, de la Universidad de Málaga, considera la sociedad medieval  (quienes oran, quienes combaten y quienes trabajan), esto es: monjes, caballeros y labriegos. Nada escapa a las tentaciones del maligno y a los suplicios del infierno. ‘Los demonios sólo podían ser neutralizados esgrimiendo la victoria de Cristo capaz de quebrar las puertas del hades y regresar desde el más allá’, apunta José Luis Hernando de la UNED, y añade que ‘también cabía el recurso del exorcismo, el conjuro, la reliquia o el amuleto’. En el binomio del bien y del mal la figura del maligno adquiere pleno significado al enfrentarse a la Bondad divina, a la eterna lucha entre el bien y el mal, cuestión analizada por Francisco de Asís García de la Universidad Autónoma de Madrid.

 

‘El cristianismo empezó siendo una religión contraria a idolatrar imágenes como reacción al paganismo’, explica Alejandro García Avilés, de la Universidad de Murcia, quien apunta que desde el siglo IV la evangelización suponía hacer que los demonios fueran expulsados de las estatuas a las que poseían. Sin embargo con el transcurso de los siglos, ‘acabó haciendo lo que condenaba hasta diferenciarse poco o nada de la religión pagana que comenzó combatiendo’. Estas conclusiones son las que analizan con detalle el libro ‘A propósito de Satán. El submundo diabólico en tiempos del románico’, que ya está a la venta en la tienda online de la Fundación Santa María la Real, y en librerías especializadas.

Enlaces automáticos por temática
InfoENPUNTO • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2019 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress