Miércoles, 15 de diciembre de 2010
Madrid

Alabastros de Eduardo Chillida en la Galería Cayón

[Img #4285]Los alabastros son, quizá, la máxima expresión en torno a las preocupaciones de Eduardo Chillida por la luz y la vibración. Es en éste material en el que la luminosidad llega a grado extremo; pues luminoso, en su primera acepción, es aquello que despide luz. Así es; de los alabastros del artista se ha dicho que tienen ‘luz propia’, y que la luz es inherente a su volumen. De ahí que la Galería Cayón presente una muestra de alabastros en un espacio oscuro donde la luz se sitúa en la base de los plintos. Se trata de una luz fría regulable en intensidad, de manera que la lectura de las obras se realice desde el interior de las mismas, creándose así un ambiente de absoluto recogimiento y concentración.

Estas obras datan de 1965, cuando el alabastro se consideraba un material mas propicio para el arte menor que para obras de mayor alcance; sin duda el artista recordaba su mirada a las piezas del Louvre durante sus años de estudio en París, 1949-1951, cuando trataba de investigar sobre el papel de la luz en la escultura. Eduardo Chillida (San Sebastián, 1924-2002) se inició estudiando Arquitectura en Madrid, disciplina de abandona para dedicarse al dibujo y a realizar esculturas, acudiendo a diversas academias. Fue Becario de la Escuela de España en la Ciudad Universitaria de la capital de Francia donde en 1950 participó en la colectiva “Les Manis Eblouies” de la Galería Maeght, con su primera obra abstracta: “Metamorfosis.

A su regreso se instala en Hernani y allí trabaja con hierro; y fue el Gran Premio de Escultura de la Bienal de Venecia, año 1958, el que le llevó a ocupar un lugar destacado en el ámbito de la escultura internacional. En la exposición abierta en la Galería Cayón, en colaboración con coleccionistas particulares y el Museo Chillida Leku, se ahonda en su fascinación por la luz en la Antigüedad Clásica que pudo palpar más en directo durante su visita a Grecia; es cuando inicia su serie “Elogio de la luz” que tiene sus reflejos en esta muestra que articula varias series.

En la primera, las obras se asemejan a una plancha de grabador con incisiones que, con el paso del tiempo, se irán haciendo cada vez más profundas; el segundo grupo está formado por piezas planas en el sentido de que uno de sus lados no es visible, de lectura superior y forma abierta en las que las ‘diaclasas’ de la piedra producen una vibración sutil que las convierte en obras paradójicas por el temblor intuido en un material que aparentemente parece rotundo. Y, por último, realizaciones de aspecto más bien cúbico en juego entre sus espacios exterior e interior.

La exposición de alabastros realizados por Eduardo Chillida se mantendrá abierta en la Galería Cayón, calle Orfila 10, hasta el 15 de enero de 2011.

http://www.galeriacayon.com/es/index.html

InfoENPUNTO • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress