Domingo, 13 de febrero de 2011
Madrid. Del 15 de febrero al 22 de mayo

El mundo de Jean-Léon Gérôme en el Museo Thyssen-Bornemisza

[Img #4998]Gérôme fue uno de los artistas más célebres (y polémico) de la segunda mitad del siglo XIX; tan empeñado en promocionar su obra entre los coleccionistas, especialmente los americanos, que no dudó de servirse del invento fotográfico para difundir sus realizaciones. De ahí el interés que despierta la exposición “Jean-Léon Gérôme (1824-1904)” abierta en el Museo Thyssen-Bormenisma, fruto de un proyecto con el J. Paul Getty Museum de Estados Unidos y el Musée d´Orsay, de Francia, país natal del artista, y que supone la primera monográfica de Gérôme en España, comisariada por Laurence des Cars, Dominique de Font-Réaulx y Éduard Papet, que han seleccionado 60 obras, entre las que se encuentran algunos de sus trabajos más emblemáticos, abarcando todos los aspectos de su larga trayectoria artística.

[Img #4999]En esta muestra no sólo se plantea el discurso de uno de los grandes creadores de imágenes de la segunda mitad del siglo XIX sino que también se revisa el potencial de arte francés y su impacto en el mundo. Bajo este nuevo prisma, la exposición explora el concepto teatralizado de su pintura de historia, su compleja relación con Oriente, el uso de la policromía en sus esculturas, la vinculación con el referente arqueológico, su combativa postura anti-academicista o el singular destino americano de buena parte de su producción.

De perfecta factura, absoluta precisión en el dibujo y maestría en el uso de los pigmentos, su obra mantiene con la modernidad una relación más compleja de lo que parece. Y es en este aspecto donde los análisis historiográficos más recientes se han centrado para la revalorización de su figura y de su arte. Gérôme ingresó a los 16 años en el taller de Paul Delaroche, profundizando en el dibujo y la pintura. Y fue en el Salón de 1847 cuando con su cuadro “Pelea de gallos” su trabajo empieza a valorarse en los círculos artísticos de París. Pintaba historia desde referencias míticas, renacentistas, neoclásicas y costumbristas, poniendo en escena una antigüedad humanizada e intimista, casi trivial, y con estilo a veces arcaizante.

Y tras su primer basamento formativo, abandona su estilo clásico para instalarse en el realismo de la anécdota: el horizonte de Oriente con sus embrujos; las fantasías de taller y sus esculturas policromadas. Desde las pinturas “Mujer circasiana con velo”, 1876, o “Egipto”, 1886, a la escultura “Sarah Bernhardt”, de 1895, va trazando un recorrido creativo que puede seguirse en ésta su primera exposición monográfica celebrada en España, abierta en el Museo Thyssen-Bornemisza, de Madrid, del 15 de febrero al 22 de mayo.

[Img #5000]

InfoENPUNTO • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress