Miércoles, 8 de junio de 2011

El Ateneo de Madrid presenta pinturas recientes de López-Soldado

[Img #6442]Impactos de ascética y mística impregnan la pintura de Francisco López-Soldado, acentuando la impresión sobria del concepto manifestado, donde lo orgánico pervive entre cadencias y una contraposición de contrarios. Se trata de una pintura formal que transcribe hechos físicos con los múltiples tonos de un cromatismo que desde la superficie impulsa situaciones y significados que en ésta exposición, abierta en el Ateneo, donde se habla e interrelaciona, genera ecos que llegan.

Francisco López-Soldado, fue investido doctor en Bellas Artes por la Universidad Complutense, en 1986, tras realizar su tesis sobre “la experimentación plástica, proceso creativo a través de la investigación de la forma y la materia”; y esa constante ha ido marcando una labor donde el artista no ha dejado de indagar y producir una obra basada en un existencialismo que pervive en el ecosistema, donde la inteligencia y las emociones procuran marcar lo trascendente.

Madrileño nacido en 1940, López-Soldado es artista en su labor como profesor y cuando asume los desafíos ante un proyecto en ciernes. En su día fue becario en la Fundación Rodríguez-Acosta, de Granada, y con beca del Gobierno francés permaneció un largo periodo en Francia. Desde 1968 su obra se ha ido mostrando en numerosas exposiciones abiertas en espacios de toda España; pasando a colecciones públicas y privadas, entre ellas los museos Reina Sofía y de la Real Academia de San Fernando, de Madrid; Alto Aragón de Huesca; Bellas Artes de Jaén y San Telmo de San Sebastián. Ahora López-Soldado presenta pintura reciente en el Ateneo de Madrid, calle Prado 19, hasta el 30 de junio de 2011.

InfoENPUNTO • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2019 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress