Viernes, 1 de julio de 2011
Tras mostrarse en el Museo Van Gogh de Ámsterdam

La exposición “Picasso en Paris, 1900-1907” llega al Museo Picasso de Barcelona

[Img #6694]Después de exponer retratos en los espacios de “Els Quatre Gats”, Pablo Ruiz Picasso, cuando solo tenía 19 años, en 1900, marcha con su amigo el poeta Carles Casagemas a París, donde realizó pinturas de factura modernista muy en consonancia con la herencia de Tolouse-Lautrec. A su vuelta se instala en Madrid, pero el suicido de Casagemas en la capital de Francia le aconsejó un retorno que estuvo marcado por la tragedia, y esta realidad se traduce en su pintura. Y por la necesidad de situarse en un París donde trabajaban artistas como Iturrino, Max Jacob y otros muchos, de todas partes.

Pero Picasso vuelve a Barcelona y encara un ‘periodo azul’ en el que deja constancia de su inquietud social. Pero en 1904 se instala definitivamente en Francia donde, sin renunciar a su nacionalidad española, trabaja con tesón hasta su muerte, acaecida en 1971. Es cuando se adentra en su ‘periodo rosa’, en la consideración del volumen y del arte primitivo. El contacto directo con la obra de otros artistas supuso una revelación, porque conoció nuevas técnicas pictóricas y gráficas, se abrió a otros temas, instalándose en una corriente innovadora de donde brotó el cauce que, con Braque, propició el cubismo y la primera vanguardia.

Picasso nunca fue un imitador; trazó su proyecto en un mundo donde había interrelaciones y una historia común a todos. En 1907 se había convertido en un artista de referencia en los círculos internacionales, y es ese trabajo de su primera época, la del pintor veinteañero, genial entonces, el que se presenta en la exposición “Picasso en París, 1900-1907”, en el Museo Picasso, de Barcelona. Hasta el 15 de octubre de 2011.[Img #6695]

InfoENPUNTO • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2019 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress