Viernes, 8 de julio de 2011
Barcelona

La Capella del MACBA presenta una exposición de la artista iraní Natascha Sadr

[Img #6781]Una de las características que definen la obra de Natascha Sadr es la ausencia total de un estilo reconocible. Ninguno de sus trabajos se parece al otro, y así es imposible reconocer un ‘Sadr’. En sus últimos trabajos se ha esforzado en indagar qué imagen puede tener la ‘inflación’ o visiones personales sobre la cuestión ‘sostenibilidad planetaria’ o ‘alimentación orgánica’. La obra parte siempre -y ello se pone de manifiesto en la exposición abierta en la Capella, del Museo de Arte Contemporáneo de Barcelona- de una pregunta de difícil contestación por la complejidad de sus contenidos. Y a partir de ello se desarrolla su instalación.

En las obras de esta autora iraní, afincada en Berlín -aunque pasa largas temporadas en Teherán-, el espectador tiene acceso a una imagen atrayente, difícil de describir, pero seductora. A través del análisis de los elementos que conforman el tema central de la obra, sus instalaciones se adentran en una serie de cuestiones que están siempre de actualidad y son tratadas de forma diametralmente distinta a cómo lo harían los medios de comunicación.

Últimamente ha afrontado dos proyectos centrados en Irán: una reimpresión bilingüe (farsi-inglés) de los libros de textos utilizados en la Escuela de Bellas Artes de Teherán tras la revolución y, por otro lado, la recuperación paulatina de los archivos de las exposiciones realizadas en los múltiples centros de arte que existían en la capital persa antes de la construcción del Museo de Arte Contemporáneo, obra de Kamran Diba, arquitecto que fue amigo personal de Josep Lluis Sert, trabajos muy de ahora que pueden conocerse en los espacios del MACBA, la Capella, hasta el 12 de diciembre de 2011.

InfoENPUNTO • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2019 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress