Viernes, 2 de septiembre de 2011

Altares renacentistas italianos, de los siglos XIII al XV, en la National Gallery de Londres

[Img #7209]Durante el último tramo del Medievo, cuando el Renacimiento animó una narrativa que la Iglesia utilizó para escenificar escenas y testimonios religiosos, los altares mayores aparecen como el capitular del Libro con las historias que de él se derivan. Podían variar en la complejidad de su construcción: desde los más sencillos dosales (un panel o tela horizontal) a los grandes polípticos (divididos en varias secciones) dando lugar a las destrezas artísticas de pintores como Niccoló di Pietro Gerini o el maestro de la Escuela de Umbria Luca Signorelli.

Sobre los altares del alto medievo, siglos XIII a XV, trata la exposición “Devotion by Dessign”, Devoción por el Diseño, con más de 40 altares italianos de ese tiempo, donde se incluyen algunas obras de la colección propia, especialmente de Piero della Francesca y Andrea mantenga que no se exponen con frecuencia. Se trata de un recorrido por los pormenores y cambios importantes de estas obras sacras. La selección ilustra la evolución formal y estilística de los altares, como resultado de los estudios históricos y exámenes científicos realizados en los últimos 30 años.

El contexto original de las piezas se recrea en una de las salas de la muestra para ofrecer una idea de la complejidad y la cantidad de rituales, celebraciones y tradiciones que se producían frente a ellas. La National Gallery recrea la sensación de estar dentro de una iglesia renacentista italiana en una de sus salas, con música, velas y mobiliario litúrgico de la época, que ayudan a reconstruir la mística.

La muestra ilustra también el gran cambio formal que sufrieron los altares en el siglo XV, cuando pasaron de ser un políptico en un marco gótico a un solo panel rectangular enmarcado en el estilo arquitectónico clásico de la iglesia. La relación entre marco y panel, tan importante para entender la transición, se enfatiza con dos altares: “La ascensión de San Juan Evangelista” (1420-1424) de Giovanni dal Ponte, y el altar de Francesco Botticini, realizado en 1490, que se muestra a San Jerónimo. La decoración de cada obra refleja dónde fueron creadas  y las circunstancias de su origen.

Tras cada obra hay una historia mundana: encargos de los curas de la capilla, las congregaciones religiosas o los clientes privados; y sobre qué santo debía aparecer, qué escena era escogida y su por qué... Obras que ocuparon los lugares más privilegiados de los templos italianos en el Renacimiento presentes en esta exposición, “Devoción por el Diseño”, en la National Gallery, de Londres, hasta el 2 de octubre.

InfoENPUNTO • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress