José Pérez-Guerra
Jueves, 22 de septiembre de 2011

Odyssey, empresa cazatesoros USA deberá entregar a España el tesoro de la fragata “la Mercedes”

[Img #7400]El Undécimo Tribunal de Apelación de Atlanta ha dictado una sentencia por la cual la empresa cazatesoros Odyssey Marine Exploration, de Estados Unidos, debe devolver en el plazo de 15 días a España, el cargamento expoliado del pecio “la Mercedes”, navío español hallado en aguas del cabo San Vicente, Portugal, dando así la razón al Tribunal de Tampa, Florida, y a la propia Secretaría de Exteriores del Gobierno de Estados Unidos que, desde el primer momento, se opusieron a los argumentos aportados por la empresa, que esperaba hacer un buen negocio ofertando las monedas de oro y plata en los mercados.

España, en este caso, ha estado defendida por el abogado James Good quien aportó pruebas de que Odyssey no se limitó a la localización del navío inglés ‘Sussex’, hundido en las cercanías de Cádiz en 1694, para lo que tenía licencias, sino que se extralimitó buscando otros pecios para extraer sus cargamentos y llevarlos al mercado de antigüedades, para lo que utilizaron buques cazatesoros como el “Cisne Negro” de bandera estadounidense.

Así llegó a operar en aguas próximas al sur de Portugal, donde hallaron los restos de la fragata “Nuestra Señora de las Mercedes” que salió de Callao, Chile, a finales del verano de 1803 y se hundió mientras combatía con unidades británicas, en 1804. Entre los documentos aportados por España para esclarecer los hechos figura copia de la orden del ministerio de Marina de entonces, fechada el 6 de noviembre de 1802, para que las fragatas “Clara” y “Mercedes” partieran desde El Ferrol hacia América. Y el comunicado de la llegada al puerto de Callao, con otros documentos, entre ellos ilustraciones de monedas acuñadas en Lima a finales del siglo XVIIII y por ello no podían encontrarse en el casco del “Sussex”, hundido en el XVII, sino en el pecio “Nuestra Señora de las Mercedes”.

Este fallo del Tribunal de Atlanta debiera advertir a los gobiernos sobre las actividades de navieras como Odyssey, que obtuvo permisos del Reino Unido y de España para unas operaciones concretas. Porque el objeto de empresas como ésta es localizar restos de naufragios para extraer objetos de valor histórico y lograr el máximo rendimiento. Olvidando de que los patrimonios vienen a ser páginas de un gran libro de memoria, y que, arrancadas y desperdigadas, acaban rompiendo el hilo argumental para ser simplemente objetos codiciados entre los coleccionistas de cualquier parte.

InfoENPUNTO • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2019 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress