Amalia García Rubí
Viernes, 23 de septiembre de 2011
Madrid

Suite de nocturnos para una abstracción. Pinturas de José Luis Cremades en la Galería Alfama

[Img #7419]La Galería Alfama abre su temporada con una magnífica exposición de pintura cuyo autor, el artista valenciano José Luis Cremades recibió el pasado año 2010 la beca Mario Antolín de los premios BMW. Bajo los auspicios parnasianos de un verso, “Haré un poema de la pura nada”, JL Cremades introduce una exposición con enorme calado emocional. El lirismo en la abstracción se convierte así en razón sobrada para cerciorarnos de la posibilidad de transmitir sin necesidad de representar.

Las superficies bidimensionales pintadas de José Luis Cremades, un joven artista con amplia formación en el lenguaje plástico de la abstracción radical,  se transmutan en profundidad abisal, destello lunar o aurora boreal de inconmensurables fronteras físicas. Más allá de la pintura, al otro lado del espacio acotado de la tela, estos espacios cósmicos nos trasladan sensorialmente hacia ámbitos de lo invisible, a lugares ignotos donde escuchar con la mirada la melodía de un “Canto Nocturno” es como percibir la huella del silencio que deja el viento tras su paso. El universo y sus misterios parecen ser una constante en los trabajos recientes de un pintor a quien no le interesa el  concepto plano del color, sino todo lo contrario, a quien le seduce la esencia  atmosférica del vacío, la densidad de la luz y sus matices, ora iridiscencia marina, ora fuego fatuo de un ectoplasma inquietante. Pero es sobre todo la pintura en sí misma, en su consistencia o evanescencia objetiva y contundente, la que forma parte esencial de un discurso trazado lentamente a golpe de apariciones cadentes y rítmicas. El dominio de la técnica nos hace olvidar por momentos el carácter prosaico del material, el acrílico, para estar frente a otra cosa. Ver y entender la magia, el milagro del arte es tan difícil como ignorar el sentimiento que se aferra a estos lienzos, ejecutados con mimo y pulcritud infinitos.

No es la primera vez que José Luis Cremades expone en Madrid, pero sí que lo hace en esta galería veterana, para quien la presencia del pintor es sin duda una bocanada de aire fresco además de suponer la apuesta sin paliativos por grandes artistas jóvenes. Una opción a la que se suman nuevos retos dentro de la importante trayectoria expositiva llevada a cabo tanto por el artista como por la galería que lo representa. Desde aquí mi más cordial enhorabuena a ambos.

(Galería Alfama, c/ Serrano 7, de Madrid, hasta el 15 de octubre)

InfoENPUNTO • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2019 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress