Fuente: Museo Reina Sofía
Martes, 25 de octubre de 2011
Madrid. Hasta el 27 de febrero de 2012

“Locus Solus. Impresiones de Raymond Roussel” en el Reina Sofía

[Img #7768]El Museo Reina Sofía presenta la primera gran exposición sobre la figura del poeta, dramaturgo y novelista francés Raymond Roussel (París, 1877 – Palermo, 1933), organizada en colaboración con el Museo de Arte Contemporãnea de Serralves (Oporto). “Locus Solus. Impresiones de Raymond Roussel” da cuenta de la enorme influencia que Roussel ejerció en creadores contemporáneos, tanto en el campo de la literatura como en el de las artes visuales.

La exposición está compuesta de aproximadamente trescientas piezas entre pinturas, fotografías, esculturas, “ready mades,” instalaciones y vídeos, además de numerosos libros, documentos, revistas y manuscritos originales, con los que se hace patente el fuerte peso que tuvo Roussel sobre algunos movimientos de vanguardia, especialmente el surrealismo. Algunos de los artistas más destacados cuyas obras pueden verse en la muestra son, entre otros, Marcel Duchamp, Francis Picabia, Max Ernst, Salvador Dalí, Jean Tinguely, Joseph Cornell, Rodney Graham, Marcel Broothaers, Man Ray, Roberto Matta, Guy de Cointet, Ree Morton, Terry Fox, René Daniëls, Cristina Iglesias o Francisco Tropa.

Raymond Roussel nació en una familia acaudalada de la alta burguesía, educada y culta, nostálgica de las grandezas de la antigüedad. Su madre había reunido una prestigiosa colección de arte en esa línea, que fue además punto de encuentro de ilustres literatos y artistas de la época: el novelista Paul Bourget, la cantante Rose Caron, la pintora Madeleine Lemaire o el músico Reynaldo Hahn, entre otros. Ese ambiente de “mundanidad, […] lujo y […] dinero”, en palabras de Patrick Besnier, implicó para Roussel un “ideal estético convencional, indiferente a las vanguardias que se estaban gestando a la sazón”. Efectivamente, ese gusto por lo clásico y lo académico le acompañó toda la vida y nunca simpatizó con las vanguardias. André Breton le definió como un “hombre plenamente decidido a no seguir otra inclinación que la de su espíritu”.

Tras su trágica muerte a los cincuenta y seis años, Raymond Roussel dejaba tras de sí una obra poética, novelística y teatral sin precedentes en la historia de la literatura. Sus universos, en los cuales abundan la fantasmagoría, los paisajes fantásticos y una fascinación por la ciencia y los inventos, siguen siendo motivo de admiración y estudio. Autores de la talla de André Breton, Guy de Cointet, Michel Leiris o Foucault se declararon admiradores de Roussel, tanto por su escritura lúcida y retorcida como por su complejidad estética, fruto de una sensibilidad que no conoció límites.

Situada en el espacio A1 del edificio Sabatini, la exposición arranca con la pieza de Jacques Carelman “Le Diamant” (“El Diamante”), una escultura de gran formato inspirada en un episodio de “Locus Solus”, raramente expuesta con anterioridad y que ha sido restaurada para la ocasión. La primera sala sitúa a Raymond Roussel en su contexto a través de extensa documentación y varias fotografías, en su mayoría procedentes de la Bibliothèque Nationale de France, y que relatan su infancia, su juventud, sus vínculos familiares y sus intereses, y enmarcan a otros creadores contemporáneos al escritor.[Img #7769]

InfoENPUNTO • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress