Viernes, 25 de noviembre de 2011
Roma

El proyecto de La Sagrada Familia, de Antoni Gaudí, en el Vaticano

[Img #8103]Con los testimonios del quehacer de Antoni Gaudí, llega al Vaticano el latido del creyente. Porque toda su obra, en especial el templo de la Sagrada Familia es un bordado de piedra donde, de suelo a cielo -como una escala de Jacob en la que se conjugan impulsos y compromisos del tiempo románico y del gótico-, se impregna de un modernismo que agrega factores creativos. La exposición “Gaudí. La Sagrada Familia de Barcelona: arte, ciencia y espiritualidad”, patrocinada por las fundaciones Endesa y ‘la Caixa’ con la colaboración de Acción Cultural Española y la embajada de España ante la Santa Sede, producida un año después de que el Papa Benedicto XVI consagrara al Templo como Basílica, es un homenaje al arquitecto que la concibió pensando en lo más elevado.

La muestra, situada en el llamado Brazo de Carlomagno, del Vaticano, comisariada por el historiador Daniel Giralt-Miracle, presenta en un espacio de 800 metros cuadrados diversas maquetas, fotografías y objetos diseñados por el arquitecto catalán que, con ayuda de paneles, explican proyectos, circunstancias, y afanes para la consecución de un empeño que iba mucho más allá de un edificio para constituirse en un monumento de fe. De ahí que Giralt-Miracle señale la importancia de llevar a Gaudí “hasta la médula, hasta el ADN de la cristiandad”, de cuyo espíritu estaba impregnado.

La exposición “Gaudí. La Sagrada Familia de Barcelona: arte, ciencia y espiritualidad”, porque aglutina todo esos factores, se documenta con un catálogo con textos en italiano, catalán, español e inglés, y un programa que incluye un debate sobre arquitectura sacra en el Museo Maxxi, y concierto de la Escolanía de la basílica de Montserrat en la basílica de Santa Maria de Trastevere; exposición que se clausurará el 15 de enero de 2012.

InfoENPUNTO • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2019 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress