José Pérez-Guerra
Miércoles, 7 de diciembre de 2011
Su coste 417.000 euros

La historia del Senado ilustrada con 34 retratos, obras del pintor Hernán Cortés

[Img #8209]En el 33º aniversario de la Constitución, aprobada mediante referéndum por la inmensa mayoría de los españoles, Javier Rojo, presidente del Senado,  señaló en el acto de presentación de una galería de retratos, que “encontramos la verdad sólo cuando somos capaces de ponernos de acuerdo”. Los retratos fueron encargados al artista Hernán Cortés el año 2007 y recogen los rostros de personalidades que a lo largo de estos años han formado parte de la historia de la institución parlamentaria.

Están los cinco presidentes del Gobierno -Adolfo Suárez, Leopoldo Calvo Sotelo, Felipe González, José Mª Aznar y José Luis Rodríguez Zapatero-; los ocho del Senado -Antonio Fontán, Cecilio Valverde, José Federico de Carvajal, Juan José Laborda, Juan Ignacio Barrero, Esperanza Aguirre, Juan José Lucas y Javier Rojo que es el que ha realizado el encargo. Junto a 21 senadores de la legislatura constituyente entre los que estaban Camilo José Cela, Fernando Abril Martorell, Rodolfo Martín Villa, Landelino Lavilla, Torcuato Fernández Miranda, Marcelino Oreja y Fernando Morán.

Son 34 retratos de pequeño formato, 56 x 36 cm, realizados con pintura acrílica, por los que, en conjunto, el Senado ha pagado al pintor gaditano 417.000 euros, cantidad a la que no habría nada que reprochar si así se negoció en un tiempo de ‘vino y rosas’ cuando se gastaba creyendo que las arcas del Estado se llenaban por sí solas; cuando ‘el dinero no era de nadie’.

Pero ahora los ‘nadies’ que forman la sociedad civil no pueden responder a tantos déficit acumulados en todas las administraciones públicas, desde el Estado Central a las comunidades autónomas: Cataluña, Castilla-La Mancha o Murcia, y por supuesto también ayuntamientos endeudados hasta las pestañas como por ejemplo el de la ciudad madrileña de Parla, cuyo alcalde se comportaba como un manirroto visionario.

Comentando esta galería de retratos, donde entre ellos está el del presidente del Senado, Javier Rojo, a uno le llegan ecos de El Eclesiastés, libro del Antiguo Testamento, que, de entrada trata del peligro de la prepotencia: “Vanidad de vanidades; todo vanidad”. Momentos donde se condecora a los compañeros de viaje y se acumula poder para formar estirpes; en buenos chales porque los castillos ya no se llevan: son pura arqueología. A ser posible con condecoraciones, títulos, y retratos colgados en los mejores sitios. Para la posteridad.

InfoENPUNTO • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2019 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress