José Pérez-Guerra
Domingo, 25 de diciembre de 2011
Lo importante es la eficacia

José Ignacio Wert, Ministro de Educación, Formación Profesional y Universidades; José Maria Lassalle, Secretario de Estado de Cultura

[Img #8416]En un Gobierno responsable, cuando las administraciones públicas han llevado las cuentas del Estado a la ruina, lo racional es buscar la manera de restablecer los equilibrios presupuestarios cortando de raíz lo innecesario para afrontar una economía capaz de restablecer el mercado de trabajo y la producción, incrementando así el consumo que nutre de recursos al sector público.

Para que esto sea posible es necesario adaptar la estructura del Gobierno a esa situación de emergencia. Y así se ha hecho al situar Cultura como Secretaría de Estado lo que en gobiernos socialistas suele ser Ministerio. Un ministerio que tradicionalmente conduce, subvenciona y favorece al creer que la Cultura es responsabilidad de los políticos, cuando es la sociedad en marcha. Porque es espacio y proyecto de profesionales que, como todos, se interrelacionan intercambiando capacidades, que eso es progreso

Al ministro José Ignacio Wert y al Secretario de Estado José Maria Lacalle hay que reconocerles unas capacidades ya demostradas en anteriores responsabilidades, lo que induce a pensar que tendrán muy en cuenta el gran activo que es el idioma español en el mundo, aquí marginado cuando no perseguido aunque la Constitución lo consagre lengua oficial del Estado, que los españoles (de cualquier lugar) deben conocer, reconociéndose su cooficialidad en diversas comunidades autónomas, donde convive con otras lenguas.

Es verdad que la Secretaría de Estado de Cultura tiene ante sí múltiples cuestiones como la Ley de Mecenazgo, una futura Ley de Propiedad Creativa y el papel de la cultura española en el mundo. Pues urge valorar el patrimonio del idioma español por lo que tiene de valor económico y cultural en todo el mundo. Por eso creemos que habría que reforzar el papel del Instituto Cervantes y estudiar el futuro de sociedades estatales presentes en demasiadas funciones de incensario.

Hace unos días la Fundación Telefónica presentó su libro “El Valor Económico del Español: una empresa multinacional”. Y en este trabado realizado por los profesores José Luis García Delgado, José Antonio Alonso y Juan Carlos Jiménez, se indica que ‘la apertura e internacionalización empresarial de España y de los principales países de América hispana -Chile, México, Argentina, Colombia y Perú- ha adquirido un ritmo muy vigoroso y fuerte en los últimos quince años... Compartir la lengua española supone un factor de multiplicación cercano al 190% para los intercambios comerciales de los países que la comparten, y en la comunidad panhispánica de naciones, incrementa la media un 300% el comercio bilateral entre ellos, mas incluso que el inglés entre los países anglosajones...’

Y señala un dato muy a tener en cuenta. ‘El mayor contingente de hablantes nativos de español fuera del dominio hispánico es el de Estados Unidos, que no sólo supone el 90% del total, sino que convierte a este país en el cuarto del mundo por número de hispanohablantes, detrás de México, Colombia y España, con cerca de 50 millones de personas -más del 16% de su población. Y mientras el español avanza en Estados Unidos para constituirse de hecho en un país bilingüe, en España no se le valora. Los sucesivos gobiernos españoles nunca han sabido defender su papel como lengua universal en los organismos de la UE, y hasta se le persigue dentro de España. Por ello uno de los grandes retos del nuevo Gobierno, presidido por Mariano Rajoy, debe ser, con la búsqueda de un nuevo rumbo para la economía, hacer que los españoles nos entendamos en la lengua común... es además de un excepcional factor económico, lo más racional...

InfoENPUNTO • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress