Miércoles, 11 de enero de 2012

Antonio Gisbert, “El pintor de la libertad” en Palacio del Almudí de Murcia

[Img #8546]Fue uno de los grandes artistas de la segunda mitad del siglo XIX; liberal convencido que pintó como pocos la rebeldía ante la opresión. Se le recuerda por sus escenas históricas, cuadros como “El fusilamiento de Torrijos y sus compañeros”, “El desembarco de los puritanos en América”, “La ejecución de los comuneros de Castilla” o “Doña Maria de Molina presentando a su hijo a las Cortes de Valladolid”.

De este autor insigne, el Palacio del Almudí, de Murcia, presenta una colección de propiedad privada, con casi medio centenar de obras de su primera etapa, cuadros de historia de pequeño formato, a veces bocetos para llevar a mayores dimensiones, con una serie de retratos de calidad, rostros de perfecto dibujo y estudio introspectivo, pero sobre todo un amplio número de pintura galante que se aleja de sus principios estéticos para seguir la moda de París. Según los expertos, se trata de una pintura comercial, no exenta de valores artísticos, de escenas que cuidan los gestos y la narración de los hechos, con la gracia rococó, de galantería y gentileza de clases acomodadas.

Es una exposición comisariada por Martín Páez que lo define como “pintor riguroso y perfecto dibujante”. Antonio Gisbert (Alcoy 1834-París, 1901) llegó a Madrid a los 14 años como aprendiz de un escenógrafo, y amplió su formación en la Escuela de Bellas Artes de la Academia de San Fernando, de donde pasó, pensionado, a Roma. En 1858 obtuvo Medalla de Oro de Primera Clase en la Exposición Nacional por su cuadro “La muerte del príncipe don Carlos, hijo de Felipe II”. Pero la consagración le llegó cuando su pintura “La ejecución de los comuneros de Castilla” obtiene también Medalla de Oro en la Nacional de 1860... A partir de ahí se suceden los encargos, la realización de retratos de personalidades, su compromiso ideológico, una etapa como director del Museo del Prado, y su marcha a París, donde falleció cuando pintando desde su memoria y en aquel clima, seguía ‘autorretratándose’.

La exposición abierta en el Almudí, de Murcia, con una colección de casi medio centenar de pequeños formatos del pintor alcoyano: bocetos, búsquedas, complicidades, marcan los pasos de Antonio Gisbert-pintor, muestra que se clausurará el 29 de febrero de 2012.

InfoENPUNTO • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2019 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress