Sábado, 14 de enero de 2012
Formado por más de 60.000 ítems, entre documentos, libros, fotografías y poemas visuales

El legado de Joan Brossa depositado en el MACBA

[Img #8580]Tras el reciente fallecimiento de Pepa Llopis, esposa de Joan Brossa, que presidía la Fundación Joan Brossa, el patronato encabezado por el nuevo presidente, compositor Josep Maria Mestres Qyadreny, ha llegado a un acuerdo con el Museo de Arte Contemporáneo de Barcelona, MACBA, para que el legado Brossa se incorpore al museo por un periodo de 25 años renovables, a condición de que se comprometa en la conservación, catalogación y divulgación de sus contenidos.

Este legado está formado por más de 60.000 ítems: 50.000 documentos (la mitad aún no catalogados), 6.000 libros, 5.700 revistas, 100 publicaciones de artista, 130 poemas visuales (muchos inéditos), 1.000 fotografías, 150 instalaciones y 1.000 carteles, entre otros. El Museo se compromete también a potenciar la presencia de la obra visual del poeta en el contexto de la Colección MACBA y, junto con la Fundación Joan Brossa, asume la tarea de seleccionar materiales de este legado con motivo de las presentaciones de obra visual del artista que se hagan en La Seca y en otros lugares. Así, en el año 2013, el Museo dedicará la exposición de la Colección a leer la figura de Brossa y su repercusión en el arte catalán e internacional.

Joan Brossa (Barcelona, 1919-1998) fue un poeta de las formas y los contenidos desde su carácter independiente siempre en rebeldía. Hijo de un grabador de oficio y una cantante de zarzuela empezó componiendo versos y escribiendo comedias con estilo surreal. Junto con Arnau Puig funda la revista ‘Algol’ de la que se publica un solo número, y poco después siguiendo con Arnau Puig, y varios artistas -Tápies, Cuixart, Ponç, Tharrats- funda el grupo Dau Al Set que es un referente en un arte que, a final de los cuarenta, busca  horizontes de libertad. De aquella época de ilusiones compartidas es un retrato que le hizo Tápies, en 1950, retocado veinte años después desde una concepción informalista, que llega con el legado al MACBA.

A partir de 1954 Brossa incorpora a su obra objetos de uso cotidiano que recuerdan un atisbo dadaísta desde el surrealismo muy en las madres del los artistas innovadores del periodo, como arranque para entrar en un constructivismo poético. Es cuando Brossa traza sus jeroglíficos y juegos ideográficos logrando un discurso en el que escritura, política y sentido del humor forman la esencia de un legado que ahora pasa al MACBA como uno de los capítulos del arte de la segunda mitad del siglo XX.

InfoENPUNTO • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2019 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress