Lunes, 13 de febrero de 2012

La poética de Marc Chagall vuela en el Museo Thyssen-Bornemisza y la Fundación Caja Madrid

[Img #8975]En la primera retrospectiva en España del artista Marc Chagall, que ocupa espacios del Museo Thyssen-Bornemisza y Palacio de las Alhajas de la Fundación Caja Madrid, se muestra su largo recorrido iniciado en su tierra rusa y seguido en París, para discurrir por un universo donde vanguardias y significaciones bíblicas, circo y reflejos de múltiples culturas se asoman entre versos pintados.

La retrospectiva, comisariada por Jean-Louis Prat, presidente del Comité Chagall, presenta en sus dos ámbitos mas de un centenar de obras procedentes de museos y fundaciones: MoMA y Guggenheim de Nueva York, Pompidou de París, Tate Modern de Londres, entre ellos, además de la aportación de la familia Chagall, en la que se sigue el largo trayecto de una de las grandes figuras del arte del siglo XX.

En el Thyssen-Bornemisza se muestra una primera parte, “El camino de la poesía”, con los primeros testimonios de hace ya un siglo. Marc Chagall (Vitebsk, Bielorrusia, 1887-París, 1985) despega en un París convertido en impulso de las vanguardias de las que forma parte. En 1914 regresa a su pueblo para casarse con su novia y allí le sorprende la Guerra Europea, I Mundial, viviendo la experiencia de la Revolución Bolchevique, periodo del que quedan obras como “La casa gris” y “Hombre-gallo sobrevolando Vitensk”. Y en cuanto puede, regresa a París, donde un discurso imaginario en el que ángeles, caballos y gallo, todos rojos, marcan los colores de sus figuras.

Cuando muere su mujer, Marc Chagal deja de pintar. Alemania ha ocupado Francia y el pintor se refugia en Saint-Paul de Vence, Provenza, donde la luz le invita a pintar de nuevo. Es un tiempo difícil, y Marc Chagall, como tantos otros artistas, se refugia en Estados Unidos donde sigue su trabajo durante años, aportación que puede seguirse en la sede de la Fundación Caja Madrid, en el Palacio de las Alhajas. Cuando regresa a Francia, se mantiene en su poética. Ahonda en la Biblia, que es una de sus fuentes culturales, pero se abre a múltiples ideas y consideraciones. Siendo Ministro de Cultura de Francia André Malraux, aceptó en 1963 realizar los frescos del techo de la ópera de París, hizo vitrales para la catedral de Metz y mantuvo hasta el final su trabajo ilusionado, cuyo testimonio puede verse en esta retrospectiva abierta en el Museo Thyssen-Bornemisza y en la Fundación Caja de Madrid, hasta el 20 de mayo de 2012.

InfoENPUNTO • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2019 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress