Fuente: GVA
Jueves, 16 de febrero de 2012
Valencia

El Centro del Carmen se abre al arte cubano de vanguardia con la muestra retrospectiva de Amelia Peláez

[Img #9021]El director-gerente del Consorcio de Museos de la Comunitat Valenciana, Felipe Garín, ha presentado la exposición 'Amelia Peláez. Una mirada en retrospectiva (1928 - 1966)' que acoge la sala del Dormitorio del Centro del Carmen de Valencia. Garín estuvo acompañado por la subdirectora del Museo Nacional de Bellas Artes de Cuba, Regla García y la conservadora del museo, Elsa Vega.

El Consorcio de Museos de la Comunitat Valenciana presenta en el Centro del Carmen la primera gran muestra monográfica que se realiza en Valencia de Amelia Peláez (1896-1968), icono de la pintura cubana del siglo XX, y una de las grandes artistas iberoamericanas de la época.

Influida por las vanguardias europeas, Amelia Peláez es la única representante femenina de la nueva generación de artistas que en los años 30 del siglo XX marcaron los principios de la modernidad en la plástica cubana.

Según Felipe Garín "la muestra, impulsada por el Museo Nacional de Bellas Artes de Cuba, se ha podido visitar en la Fundación Caixa Galicia de A Coruña, su itinerancia a Valencia es una oportunidad de aproximar a los ciudadanos la obra de una importante artista de carácter internacional aprovechando las sinergias con otros museos e instituciones españolas".

La exposición que acoge el Dormitorio del Centro del Carmen hasta el 6 de mayo, es una retrospectiva de más de 30 años de trayectoria artística de Peláez, con piezas realizadas entre 1928 y 1966.

Organizada de forma cronológica la exposición reúne un total 32 pinturas y 10 dibujos que resumen las distintas etapas creativas en la obra de Peláez y donde pueden apreciarse sus temas más recurrentes como las naturalezas muertas, los perfiles de mujeres o los íntimos espacios interiores.

La comisaria de la muestra, Elsa Vega ha explicado que "Amelia Peláez revolucionó la pintura cubana gracias a la asimilación de las vanguardias europeas a las que incorporó elementos característicos de la tradición cubana".

Para la comisaria "la obra de Amelia Peláez constituye un monumento a la defensa de los valores identitarios de la cultura cubana. Su evolución transcurre sin saltos, en una continuidad afirmada en la voluntad de ser consecuente con ella misma sin desvíos ni repeticiones. Amelia gustó de encontrar lo diferente sin perder la unidad del decir propio. Por ello ocupa un espacio de honor dentro de la plástica cubana para, desde ahí, conquistar un merecido reconocimiento en el ámbito latinoamericano e internacional".

Etapas creativas
En su primera etapa, entre los años 30 y 40, Peláez imprime un nuevo estilo en su pintura a su regreso de París. La influencia del cubismo aparece en sus naturalezas muertas donde empiezan a verse las frutas exóticas además de otros elementos representativos de la tradición y de la arquitectura cubana.

A partir de los años 40 obras como 'Mujer (1941)' o 'La pianista (1944)' definen un estilo y una personalidad únicos en su pintura que en los últimos años, entre los 50 y 60 se impregnarán de color sin perder el lenguaje tradición/modernidad que marca toda su trayectoria.

InfoENPUNTO • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2019 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress