José Pérez-Guerra
Martes, 21 de febrero de 2012
Alcalá de Henares (Madrid)

Retrospectiva de Arcadio Blasco en el Museo Luis González Robles

[Img #9071]Desde el principio, combinando los elementos básicos -tierra, agua, fuego y aire- para poner cuerpo a sus ideas, Arcadio Blasco ha producido una obra en la que el esfuerzo y la determinación canalizan inquietudes y ensoñaciones. Y esta obra, “Metáforas de barro”, acompañada de otros empeños, pintura, dibujo, collage y grabado, trazan un recorrido tan ilusionado como consecuente, que ahora se presenta en el Museo Luis González Robles, de la Universidad de Alcalá de Henares, en una retrospectiva comisariada por José Luis Simón.

Retrospectiva por cuando agrupa trabajos realizados desde los años cincuenta del pasado siglo como el óleo sobre papel “Coliseo” de 1953, año en que con beca llega a Roma donde se interesa por la cerámica; o “Ibicencas”, gouache y tintas de 1955, hasta obras de 2011: “Proyecto para un monumento al labrador”, refractario, o “Proyecto para un mural. Serie herramientas. El arado”, tinta y lápices de 2010. Porque este artista mantiene vivo su interés por cualquiera de las técnicas y formatos que se adecuen a su quehacer.

Arcadio Blasco (Mutxamel, Alicante, 1928) llegó a Madrid en 1947 con el propósito de buscar en las artes plásticas su camino; experimentó en el Círculo de Bellas Artes y estudió en la Escuela de la Academia de San Fernando, de la que pasa a la Academia de San Carlos, de Valencia, donde se gradúa en 1953. Fue en Italia cuando inicia el camino de la cerámica que en pocos años ocupa su atención: murales y piezas unitarias dentro de una abstracción donde fija la geometría del espacio. Se trata de obra hecha a conciencia en la que va incorporando elementos metálicos, como si al barro primigenio siguiese la edad de los metales para alcanzar lo cotidiano.

En 1949 se celebra en una galería de Bilbao su primera muestra individual a la que sigue otra en Alicante organizada por el Ayuntamiento. Durante su estancia en Roma, 1953, participa en la colectiva “Artistas españoles en Italia” y seguidamente en otra muestra, “El paisaje italiano visto por extranjeros”, en Florencia. Desde entonces, y de eso hace mas de medio siglo, el artista ha seguido una trayectoria muy acorde con sus inquietudes: bienales y trienales, exposiciones y obras públicas.

Luis González Robles que llegó a Madrid de la mano de Florentino Pérez Embid -director general de Bellas Artes en un tiempo en que España carecía de entidad fuera de sus fronteras-, cumplió a la perfección el encargo de promocionar el arte español en el exterior. Y buena prueba de ello es el medallero de las bienales -Venecia, Sao Paulo o Alejandría-, con nombres de artistas de todos los colores, entre ellos Arcadio Blasco que tuvo la ocasión de mostrar su trabajo en las grandes convocatorias internacionales.

Esta exposición, que es una manera justa y elegante de reconocer la labor de González Robles, en su museo de la Universidad de Alcalá de Henares, conforma la retrospectiva de uno de los artistas más singulares del arte español en la segunda mitad del siglo XX y en el principio del XXI, exposición que se mostrará hasta el 13 de abril de 2012.[Img #9072]

InfoENPUNTO • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2019 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress