Domingo, 11 de marzo de 2012
Madrid

“Laberintos perdidos”, óleos sobre tabla de abedul de Guadalupe Luceño en la Galería Skimo

[Img #9292]Esta serie de pinturas de Guadalupe Luceño se inspira en la memoria, propiciando la búsqueda de identidad, el sentido de nuestra existencia y posición en el cosmos, tanto en su macro-dimensión como en la microscópica particular. Se sirve para ello de un símbolo emblemático de esa búsqueda: senda sinuosa, llena de incertidumbres, de trampas, de callejones sin salida, en la que nos adentramos para -en ese laberinto- desgranar el misterio de la vida.

Esta exposición abierta con el título de “Laberintos perdidos” es continuación de otra anterior titulada “Memoria del templo”, expuesta hace tres años en la misma galería madrileña donde la arquitectura en cuanto a expresión de una determinada concepción socio-cultural y espiritual del mundo, apunta que la ciudad-templo es reflejo del poder político-religioso a cuyo servicio está.

La serie de ahora se sirve de laberintos ‘históricos’: de pavimentos, de seto, catedralicios, murales... transferidos por vinilo a tablas de abedul, madera no elegida al azar, sino por su carácter mítico y mitológico a lo largo de los tiempos. Son laberintos suspendidos en el espacio, en ocasiones mera sugerencia que invitan a transitarlos, aún a riesgo de perdernos.

Guadalupe Luceño se inició, siendo niña, con su padre, Enrique Luceño. Y siguió este sendero ampliando ese caudal. Su primera exposición individual la celebró en Madrid el año 2001; a ella siguieron otras muestras, en colectivas e individuales en diversos países europeos y también en Turquía y Siria. La exposición de 21 óleos sobre tabla de abedul “Laberintos perdidos, enmarcada en el I Festival Miradas de Mujer 2012, abierta en la Galería Skimo, calle Velázquez 111, de Madrid, se mostrará hasta el 31 de marzo de 2012.

InfoENPUNTO • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress