Viernes, 20 de noviembre de 2009
Valladolid. Sala de Exposiciones de la Casa Revilla

“Sheying. Sombras de China, 1850-1900”. Fotografías de China en la segunda mitad del XIX

[Img #1451]En Valladolid, la Sala Municipal de Exposiciones de la Casa Revilla presenta desde el 19 de noviembre la exposición “Sheying. Sombras de China, 1850-1900”, en la que puede admirarse unas de las mejores y mas desconocidas fotografías realizadas en China durante la segunda mitad del siglo XIX, en concreto en las últimas décadas de la dinastía Ping, y que proceden de la colección Throckmorton. Las imágenes constituyen un testimonio fascinante de las últimas décadas imperiales de China.

La exposición, comisariada por María Santoyo y Elena Navarro, y que cuenta con la dirección y el asesoramiento científico de Clark Worswick, contiene albúminas y calotipos que retratan una sociedad sorprendente, hermética, aferrada a sus tradiciones en el ocaso del Imperio. Son fotografías realizadas por fotógrafos occidentales como John Thomson, Milton M. Miller o William Sanders, junto con otras de autor anónimo, así como imágenes captadas por algunos de los escasísimos fotógrafos chinos de la época, como Lai Fong o Tung Hing.

El nacimiento de la historia de la fotografía en China coincide con la apertura forzada del país a Occidente durante el llamado “siglo de los tratados”. Entre 1839 y 1860, las Guerras del Opio pusieron fin a los conflictos comerciales chinobritánicos, y la vencida dinastía Qing tuvo que tolerar la apertura de varios puertos al comercio exterior y la cesión de Hong Kong al Reino Unido.

Las primeras fotografías realizadas en China de las que se tiene constancia fueron tomadas por el suizo Pierre Joseph Rossier y el cretense Felice Beato durante los últimos meses de la guerra; posteriormente, entraron a escena los americanos Charles Weed y Milton Miller.

Les sucedió una segunda oleada de fotógrafos excepcionales entre los que destacan William Saunders, John Thomson y Emil Rusfeldt. Todos ellos establecieron estudios activos entre los años 60 y 80 que tuvieron la virtud de introducir la técnica y el arte de la fotografía en un país muy receloso y todavía anclado en su pasado feudal. Pese a las supersticiones de los nativos, que otorgaban a la máquina fotográfica el poder de usurpar el alma, el nuevo medio fue también adoptado con gran maestría por algunas firmas chinas como Afong Lai, Tung Hing, Sze Yuen Ming o Pun Lun.

La exposición se puede visitar hasta el 20 de diciembre.
InfoENPUNTO • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2019 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress