Lunes, 25 de junio de 2012
Valencia

El Museo San Pio V muestra la aportación de Muñoz Degrain a la pintura

[Img #10460]Una treintena de cuadros realizados por Muñoz Degrain a lo largo de su largo trayecto, entre los siglos XIX y XX, muestran en el Museo San Pio V su carácter innovador y el peculiar sentido del color en diferentes escenas, paisajes, retratos y temática histórica. Pintura tratada con técnica libre de corte impresionista.

En la muestra se presentan realizaciones como “Pitonisa” de 1886; “La playa del Cantábrico”, 1900; “Un palomar. Paisaje de Andalucía”, de 1903; “Desfiladero de Roncesvalles”, 1912 y “La gruta de los Profetas” del mismo año. Son 32 cuadros de Muñoz Degraín, al que se ha agregado el retrato que le hizo cuando tenía 17 años el pintor valenciano Vicente Moya.

Antonio Muñoz Degrain (Valencia, 1843-Málaga, 1924) abandonó los estudios de Arquitectura para dedicarse de lleno a la pintura. En 1856 ingresó en la Escuela de Bellas Artes de San Carlos y tras terminar sus estudios pasó a Madrid de donde se traslada, en 1870, a Málaga, para colaborar en la decoración del Teatro Cervantes. Viaja a Roma y a su regreso obtiene una cátedra en la Escuela de Bellas Artes de San Fernando, de Madrid. Y la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando lo elige académico de número.

En 1913 el artista donó 55 obras al Museo San Pio V de su ciudad natal, que los expone en parte con piezas de otras donaciones y adquisiciones. Es una selección de este conjunto, la que forma la exposición “Antonio Muñoz Degrain”, que se mostrará al público hasta el 30 de septiembre de 2012.

InfoENPUNTO • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2019 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress