Fuente: Novacaixagalicia
Lunes, 10 de septiembre de 2012
Centro Sociocultural Novacaixagalicia de Lugo

Pano de fondo. Achegamento á fotografía de estudio 1880 – 1960, en Lugo

[Img #11066]“Pano de fondo. Achegamento á fotografía de estudio 1880 – 1960” es la exposición que desde el 10 de septiembre y hasta el 18 de noviembre ocupa la sala de exposiciones del Centro Sociocultural Novacaixagalicia de Lugo, en la Plaza Mayor. Una colección de copias de época y otras hechas en la actualidad a través de negativos nos dejan ver las prácticas del retrato antaño, un acto solemne y relevante que nos acerca numerosos datos antropológicos. Imágenes de Ramón Caamaño, Pacheco, Ksado, Joaquín Pintos o "el Lucas", entre otros maestros gallegos, permiten profundizar en la sociedad gallega de otra época.

Esta muestra pretende hacer un acercamiento a la fotografía de estudio como análisis. A través de dos partes diferenciadas, copias de épocas realizadas por sus autores y copias hechas hoy a partir de negativos, podemos ver todo un repertorio de imágenes del pasado donde se aprecia el comedimiento, la rectitud, el atuendo, las costumbres… un puñado de detalles que nos acercan a un tiempo y una sociedad que ya nos resultan desconocidos.

En el período que ocupa “Pano de fondo”, de 1880 a 1960, se hacía habitual la existencia de fotógrafos que practicaban la fotografía de estudio, no existiendo cámaras de uso doméstico; esta técnica tenía una similitud con la pintura, no se concebía la foto hasta estar retocada y rehecha. Así pues era habitual juntar a dos personas en una misma imagen separadas a miles de km o hacer retoques de siluetas y otras cuestiones, como el propio paño de fondo que emulaba un lugar requintado. No siendo habituales estos acontecimientos, la gente sacaba sus mejores galas y adornos. Hieratismo, estatismo, mirada fija frontal, tensión, misterio… es cuanto encontramos en las poses de los retratados.

Acontecimientos más destacados como bodas, bautismos o comuniones, e incluso la escuela, requerían de la presencia del fotógrafo para captar el momento, era como el rito iniciático a una nueva vida. El resultado final de estas imágenes marcaba la importancia de la ceremonia y el éxito social.

Los paños que los fotógrafos empleaban merecen una mención especial, los había de estudio, más trabajados y colocados, y los de feria, donde podíamos ver grandes pazos, sus jardines o elementos como aviones, coches, barcos, palmeras, majestuosas escalinatas… una serie de objetos que pintaban un paisaje de ensueño, propio de cuentos. El retratado lucía de este modo encima de bonitos decorados, que los profesionales llevaban por los pueblos y fiestas. Eran por lo general trabajos más descuidados y de inferior calidad a los de estudio.

InfoENPUNTO • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2019 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress