Miércoles, 19 de septiembre de 2012
Tiene 8 metros y medio de altura y pesa unas seis toneladas

Inaugurada en Torralba de Calatrava una escultura de Pedro Castrortega

[Img #11167]En la travesía de la carretera nacional 420, a su paso por el casco de Torralba (Ciudad Real) se ha inaugurado una gigantesca escultura de ocho metros y medio de altura, que pesa unas seis toneladas, realizada con acero corten por el artista Pedro Castrortega, una de las referencias del arte español contemporáneo con proyección internacional. En la rotonda de entrada a la ciudad, desde Carrión, el subdelegado del Gobierno de España en Ciudad Real, Fernando Rodrigo, junto con la alcaldesa Maria Teresa González, descubrieron en presencia de Castrostega la placa de inauguración de la escultura.

Se trata de una obra de gran envergadura; una Cruz convertida en abrazo, como símbolo de acogida a los visitantes. En un brazo aparecen ramificaciones que pretenden ser una mano abierta; el otro forma un escudo protector, con la Cruz de Calatrava, calada. La parte inferior se expande recordando un vestido femenino en una especie de homenaje a la maternidad que siempre nos acoge con los brazos abiertos. Y por último, la cabeza en forma de corazón, simbolizando el sentir y el pensar como hecho de unión y construcción, a su vez, está calado, pretendiendo no ser impermeable, sino todo lo contrario, abierto a la frescura del aire que corre y se renueva.

Con esta macro actuación urbana se ha buscado hacer más accesible y habitable lo que era la antigua carretera N-420 a su paso por Torralba de Calatrava, culminándola con esta obra de arte, “El abrazo de Calatrava”, escultura monumental realizada por Pedro Castrortega, natural de Piedrabuena (Ciudad Real), con talleres en Berlín y Madrid que acaba de clausurar su exposición “Ocho torres” en Sanghai, de la que informamos en InfoENPUNTO tras su apertura. Fue en Torralba, en su etapa de estudiante en la Facultad de Bellas Artes de Madrid, donde se dio a conocer al obtener el Primer Premio de Pintura del certamen convocado en la ciudad. A partir de ahí su trabajo fue mostrándose en colectivas y muestras individuales. Amplió conocimientos becado en Nueva York y París, y fue distinguido con el Premio Blanco y Negro de Pintura, Madrid; Primer Premio Honorífico en la II Trienal Internacional de Artes Gráficas de El Cairo en 1984; Primera Medalla de la Exposición de Valdepeñas en 1996, entre otros reconocimientos.

Y sigue en su ruta encantada, abriendo nuevos horizontes a su proyecto creativo. A principio de octubre Pedro Castrortega abrirá una exposición con obra reciente en París y en noviembre otra en Nueva York.

InfoENPUNTO • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress