Martes, 2 de octubre de 2012
Cuenca

Tres exposiciones de Alfredo Bikondoa en espacios de la Fundación Antonio Pérez

[Img #11299]Tres series distintas del artista Alfredo Bikondoa, con un nexo común: su ahondamiento en el mundo del espíritu, todas pertenecientes a un mismo proyecto: Ni Nirvana, Ni Samsara. En el Centro de Arte Contemporáneo, de Cuenca se muestra la exposición “El Cementerio Marino-Homenaje a Paul Valéry”; en el Museo de Obra Gráfica con sede en San Clemente, la muestra “Siete moradas y un misterio para Teresa”; y en el Museo del Objeto Encontrado, también en San Clemente, la tercera exposición, “El camino directo a la Verdad”.

En la singladura de la exposición que relaciona al autor con el poeta Paul Valéry, Cuenca es tercera escala tras presentarse por primera vez en junio de 2009 en la Fundación Oceanográfica de Guipúzcoa, en el marco de la conmemoración de su centenario y con motivo de la inauguración de los edificios que amplían el segundo Aquarium más antiguo de Europa, en un acto presidido por los Reyes de España; la segunda tuvo lugar el pasado mes de abril en el Museo Marítimo de la Ría de Bilbao…y tras mostrarse en Cuenca se exhibirá en lugares de la costa atlántica francesa como Biarritz, Burdeos y Nantes.

Alfredo Bikondoa durante sus prolongadas estancias en París durante la década de los 70, cuando se esforzaba en afianzar su vocación artística, se topa con el ‘Cementerio Marino’ y con la obra de Paul Valéry, con la que se identifica, máxime cuando en 1981 aparca su trabajo plástico para seguir por el camino del zen y la meditación que propician un nomadismo de estudio introspectivo, a trabajar con maestros y centros de meditación de Japón, Estados unido y otros de Europa. Y como Paul Valéry, que también dejó la literatura por la meditación para volver a retomar su oficio, Bikondoa hace lo propio, y cuando vuelve a la senda del arte, refleja esta coincidencia en su obra, y así se manifiesta en la exposición abierta en Cuenca.

En los museos de la Fundación Antonio Pérez, de San Clemente, la mística transciende a la ascética. Una propuesta titulada “Siete moradas y un misterio para Teresa” en el Museo de Obra Gráfica, en torno a Santa Teresa. Y otra en el Museo del Objeto Encontrado, “El camino de la verdad” establece un diálogo con la colección de la Fundación. Tres exposiciones del artista vasco Alfredo Bikondoa, con un hilo conductor: su inquietud por la mística espiritual, en espacios expositivos de la Fundación Antonio Pérez, que se mantendrán abierta hasta el 25 de noviembre de 2012.

InfoENPUNTO • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2019 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress