Miércoles, 24 de octubre de 2012
Del 24 de octubre al 18 de noviembre

"La sonrisa de Sísifo" en salas de la Diputación Provincial de Huesca

[Img #11543]El Ayuntamiento y la Diputación Provincial de Huesca presentan como parte de la programación del Festival Periferias, en esta edición dedicado a la Nueva Comedia, la exposición "La sonrisa de Sísifo", comisariada por Carlota Santabárbara y Ana Revilla.

Sísifo es el héroe del absurdo en la mitología griega, condenado por Zeus a empujar eternamente hasta la cima de una montaña una roca enorme que, una vez arriba, volvía a rodar hasta el fondo.

La sonrisa del absurdo, el humor de la incongruencia, de la ironía, de la parodia y del sin sentido. En estos términos enmarcamos esta exposición con ambición crítica en torno a una realidad que se nos presenta cómica desde el absurdo más divertido.

“El humor es un hermes bifronte, una de cuyas caras ríe de las lágrimas que vierte la otra” Kierkegaard. El humor es una suerte de medicina que ayuda a mitigar el dolor del alma del hombre mediante lo paradójico y lo absurdo. Gracias al humor tomamos conciencia de nuestra realidad y la relativizamos, su insignificancia en relación a lo Absoluto, aceptándolo como un hecho cuanto menos gracioso. Se trata del humor desde el absurdo o lo imposible, la ironía y el sarcasmo.

Realizar un objeto o acción absurda lleva irremediablemente a una situación cómica. En todos los autores seleccionados para la muestra se mezcla lo que es y lo que parece ser, la fantasía de la realidad y su interrelación, el significado queda medio oculto en el fondo y lo absurdo emerge como figura. El cortocircuito se produce entre realidad y fantasía, la intención es ineludiblemente provocar la sensación de engaño y la risa, porque nada de lo que vemos es lo que parece.

Los artistas Alejandro Ramírez , Ana García-Pineda, Luis Bezeta, Pedro Errutia, Rubén Blanco, Efrén Álvarez y Begoña Toledo utilizan la ironía, la sátira más tonta y el sarcasmo, rozando el absurdo por todos sus costados, haciendo del arte un lenguaje divertido, a la vez que crítico. Las obras presentan una estética cargada de sarcasmo y sinsentido, en algunos casos, mensajes que navegan entre el absurdo y la ironía.

Lo irreal, lo poético y lo crítico van de la mano para generar sensaciones, risas e incluso reflexiones en torno a la realidad circundante.

El humor en el arte tiene una larga tradición, ha sido sólo a partir de la segunda mitad del siglo XX cuando se ha acentuado mucho su utilización entre los jóvenes artistas.

El movimiento dadá rompió con la seriedad y el convencionalismo con sus disparatadas acciones, el nombre clave para esta tendencia es, por supuesto, Marcel Duchamp. Desde sus gestos irreverentes, como pintar bigotes a la Monalisa, o su célebre urinario en el museo.

Es humor, pero se trata de un humor dirigido al intelecto y eso aun tratándose, en ocasiones, de gestos descaradamente simples.

Asistimos al descreimiento del artista postmoderno, a su posicionamiento ante la creación de una manera más lúdica, más irreverente, una actitud que propicia la aparición del humor de un modo irremediable.

InfoENPUNTO • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress