Miércoles, 21 de noviembre de 2012
París

Todo Dalí. El Centro Pompidou muestra una retrospectiva de éste clásico intemporal

[Img #11862]Con una parte sustancial de la producción de Salvador Dalí, el Centro Pompidou abre una retrospectiva en la que se pone de manifiesto el ‘cuerpo y el  alma’ del artista, a través de dos centenares de obras procedentes de la Fundación Gala Salvador Dalí, de Figueras; museos Reina Sofía, de Madrid, y Saint Petersbug, de Florida, Estados Unidos, con ‘La persistance de la mémoire’ cedida para la ocasión, con otras piezas, por el MoMA de Nueva York; esa persistencia de la memoria con la que el artista ampurdanés trazó un sendero clásico intemporal por donde transitó a lo largo de su vida.

Esta exposición, que pasará a exhibirse en la primavera del año que viene en el Museo Reina Sofía, de Madrid, está comisariada por Jean-Humbert Martin, Jean-Michel Bouhours, Thierry Dufráne y Montse Aguer, directora del Centro de Estudios Dalidianos, quien opina que Dalí ya ha dejado hace tiempo de ser una anécdota para ser reconocido como un artista, “lo que hace esta exposición es, a partir de su obra artística… explicitar también un personaje, como un precursor de la utilización de los ‘mass media’ para acercarse al gran público”.

Salvador Dalí (Figueras, Gerona, 1904-1989) ingresó a los 21 años en la Escuela de Bellas Artes de San Fernando, Madrid, instalándose en la Residencia de Estudiantes donde conoce a Federico García Lorca y Luis Buñuel. Y en 1925 participa en la Exposición de Artistas Ibéricos celebrada en Madrid. Es el año en que presentó su primera muestra individual, en la Sala Dalmau, de Barcelona. Un inicio marcado por el cubismo y la pintura metafísica. Fue en 1926 cuando viaja a París, entrando en el círculo de artistas españoles; es cuando en su obra afloran todas sus genialidades.

Había nacido y se había hecho mayor en su Figueras natal, junto a Ampurias y la mar mediterránea, un territorio frontero por donde llegaron a la Península Ibérica los griegos que buscaban el camino ‘al dorado’ de Tartesso, en el sur, más allá de las Columnas de Hércules, y posteriormente los romanos que eran herederos de la cultura clásica en la que el mito se situaba en el basamento de la realidad. Y Dalí aparece encarnando aquel espíritu mucho antes de que el surrealismo tomara carta de naturaleza como impulso artístico.

En la exposisión abierta en el Centro Pompidou se percibe ese Salvador Dalí universal que vive su tiempo desde las múltiples constantes que fueron moldeando la singularidad de su carácter: el mundo de la fábula, de las deidades, de las nereidas, de la publicidad, el cine, los dramas o las tragedias que trata de plasmar desde su vena irónica, a veces con cierta ‘coña’, retratando dictadores, recreando la habitación Mae West o en obras como ‘Buste de femme retrospectif’. En sus pinturas, dibujos, ilustraciones para revista de moda, esculturas… en cualquier soporte, impregnando la obra con su propio genio trasciende a lo que se consideran ‘genialidades’. La exposición ‘Solo Dalí’, abierta en el Centro Pompidou, de París, del 21 de noviembre se mostrará hasta el 25 de marzo de 2013.[Img #11861]

InfoENPUNTO • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2019 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress