Fuente: Diputación de Granada
Domingo, 30 de diciembre de 2012
Hasta el 27 de febrero de 2013

‘Meditaciones sobre un Infante’, joyas del barroco granadino, en el Palacio de los Condes de Gabia de Granada

[Img #12281]Obras tan destacadas como el lienzo “Virgen del Rosario de Pedro Atanasio Bocanegra” o las tallas de “San Antonio de Padua” de Alonso Cano y el “Niño de San Cayetano” de Torcuato Ruiz del Peral, son algunas de las joyas del barroco granadino que el visitante puede admirar en la exposición ‘Meditaciones sobre un infante. El Niño Jesús en el Barroco Granadino’ en el Palacio de los Condes de Gabia, organizada por la Diputación de Granada. La muestra reúne cuarenta obras y una veintena de autores, entre ellos Alonso Cano, Alonso y Pedro de Mena, José de Mora, Sánchez Cotán o La Roldana.

La exposición arranca con cuatro bellas piezas hechas fuera de los talleres granadinos. Se trata de la Virgen con Niño dormido del pintor italiano Giovanni Battista Salvi, más conocido como Il Sassoferrato, la Virgen nazarena y la Virgen de leche de la escultora Luisa Roldán La Roldana y la Sagrada Familia del también imaginero sevillano Domingo Martínez.

Tras esta introducción, la muestra se estructura en tres aparatados: el primero, dedicado a la imagen de Cristo Infante como único protagonista; el segundo, sobre la representación de su figura acompañado de la Virgen María, San José y los Santos y por último, un capítulo especial sobre representaciones pictóricas de la Virgen con el Niño de la escuela barroca granadina. En total son cuarenta obras y cerca de una veintena de autores, entre ellos, Alonso Cano, Alonso y Pedro de Mena, José de Mora, Sánchez Cotán, Pedro Bocanegra o Ruiz del Peral. Una gran parte de las obras expuestas son donaciones de familias adineradas de los siglos XVII y XVIII, encargadas a notables imagineros granadinos, que eran entregadas como dote para el ingreso de sus hijas novicias en los conventos.

El comisario de la muestra, el galerista Ceferino Navarro, ha señalado que ‘Meditaciones sobre un infante’ no es una muestra que tenga un único y rígido hilo conductor, no se detiene en la elaboración de un corpus hermético cronológico, más bien pretende ser una exposición abierta, que de origen a posteriores estudios concretos”. A su juicio, se trata de “un trabajo para los sentidos” que intenta alcanzar la alta calidad de la exposición precedente (Et in terra pax) y cuya única máxima es “sentir, solamente sentir”.

InfoENPUNTO • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2019 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress