Juan Antonio Tinte
Lunes, 21 de diciembre de 2009
Ámsterdam (Holanda)

Apropiaciones Mariano de Blas

[Img #1640]A lo largo de la historia los hombres, el hombre, siempre ha buscado en los presentimientos y en el pensamiento mismo, la razón que en él suscitaba el conocimiento tanto de su propia memoria como de todo aquello inaprensible. Entendiendo esto como un límite que no deja de ser un principio, se precipita sobre la existencia, además, esa extraña sensación que propicia la conciencia que le permite señalarse explorando su propio interior. Desde ello el individuo se sumerge en cuestiones relacionadas con su propia existencia descubriendo para si la posibilidad de una realidad mas allá de lo material que se constata en la evidencia de pensar.

Y en eso desde hace décadas viene desarrollando su labor Mariano de Blas, un autor que maneja un caudal metodológico que ya le pertenece y mediante el cual ha consolidado un discurso en el que las maneras adquieren sentido en la propuesta que albergan rincones del pensamiento para ser descubiertos. Así, coincidiendo casi de forma simultánea en el tiempo y, tras la clausura de la muestra que tuvo lugar hasta el pasado mes en la galería Dasto de Oviedo, la obra de Mariano de Blas tiene ahora un nuevo encuentro con el público holandés en la galería De Opsteker de Ámsterdam .
En efecto y enlazando con el inicio de estas palabras podemos decir que sus obras hablan del tiempo, de las formas que las formas adquieren en el contexto del cuadro como un soporte susceptible de ser reinterpretado cual palimpsesto eterno sobre el que el artista incide y vertebra de impronta personal tan rotunda como evanescentes y atemporal.

De ahí que la pintura de Mariano de Blas se advierta como un continuo suceder de acontecimientos donde las formas se ubican creando categorías desde su propia entidad y la relación existente entre todas ellas. En ello, resulta imposible escapar a la fuerza y atractivo que van generando los distintos episodios de una historia que el artista recoge como fragmentos de una memoria que, desde el anuncio de la apropiación, recupera nuevos significados y convocan al observador a una memoria que parece derivar de lo prístino, de la evidencia del porqué son cada una de esas áreas de trabajo, un lugar en cierto modo innato que podemos descifrar como un torrente de sensaciones sin un a priori, sino como aquellas que ponen forma al principio por donde el entendimiento se articula como el primer factor para reconocer todo lo demás.

Así, la entidad de su obra podemos decir que gira en torno a una idea, a la memoria y las lecturas que ésta tiene desde el universo de los símbolos alcanzando esa propiedad como exordio de nuestras percepciones. Una idea, un lenguaje estético que gravita en el área del cuadro como si lo perenne quedara depurado en una nueva reorganización de la arquitectura de aquello que ocurre sobre el soporte como factor de enjundia; de cábala a través de la cual pueden tomar forma, y casi palparse con modos de estudio en la emulación de dibujos pintados con solidez de pintor, lo sublime de aquellas cuestiones con mayor complejidad para el reconocimiento de las estructuras de la autoconciencia.

En este sentido, Mariano de Blas articula sobre el lienzo todo un panorama de gestos y figuraciones que van otorgando atmósfera desde los planos de color imbricándose en el juego de unos fondos que no son lecho, sino el lugar de un surgimiento que no busca jerarquías individuales obligando a un recorrido visual. Sin embargo, nada en este autor es casual, los pactos entre los elementos parecen poder hacernos adivinar una perfecta frecuencia de ritmo compositivo y ordenación cromática que toma fuerza entre lo espectral y el pétreo aspecto que adquieren los signos con los abre puertas a toda realidad sin tacto, empero, sensibles a la experiencia individual.

(Galería De Opsteker, Noorderstraat 61, 1017 TS Ámsterdam. Tel +31(0)610455503. www.eduarte.eu. Hasta el 16 de enero, 2010)
InfoENPUNTO • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2019 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress