Fuente: Ayuntamiento de Valladolid
Sábado, 12 de enero de 2013

Obras desconocidas de Mariano Fortuny y Raimundo de Madrazo en la Sala de las Francesas de Valladolid

[Img #12411]Un centenar de obras de dos grandes maestros como fueron Mariano Fortuny y Raimundo de Madrazo pueden verse desde el 11 de enero hasta el 10 de marzo de 2013 en la Sala Municipal de Exposiciones de la Iglesia de las Francesas de Valladolid. La exposición es una ocasión única para contemplar y estudiar la producción de dos de los más destacados pintores españoles del siglo XIX. Una importante muestra que reúne obras que se encuentran actualmente en colecciones privadas y que proceden directamente de los talleres de los artistas.

Fortuny y Raimundo de Madrazo se presentan reunidos, por primera vez, en una muestra que permitirá tanto a los historiadores como a coleccionistas y amantes del arte estudiar y constatar las analogías y contrastes entre la obra de ambos pintores. Cuñados, además de amigos, trabajaron juntos en Madrid, Sevilla, Granada, Roma y París y son precisamente los dibujos y pequeñas obras al óleo o a la acuarela que se exponen en Valladolid, los que muestran su particular concepto artístico. Además de los lazos familiares les unió su gran pasión por las antigüedades, el arte y su afinidad por el mundo de los toros.

En Valladolid se exponen dibujos, óleos y acuarelas de colecciones privadas, procedentes de los talleres de los artistas, así muchos de ellos son inéditos y se podrán contemplar por primera vez. Destacaríamos por su valor iconográfico aquellas obras que representan el entorno más íntimo y privado de los artistas y que retratan a familiares y amigos de una manera espontánea. La muestra reúne: apuntes, obras de estudio, encargos y temas comerciales.

Fortuny a pesar de fallecer a los 36 años fue un pintor prolífero y especialmente un incansable dibujante. Al fallecer salieron a la luz las carpetas y libretas en las que había trabajado desde su juventud y que guardaba celosamente en su taller romano. La exposición de estas obras causó  una profunda admiración entre los artistas de la época. Textos como el de Casanova Estorach “Causa espantoso asombro, se queda uno atónito al ver la infinidad de apuntes de todas clases, el sinnúmero de carpetas llenas; yo he estado toda una noche mirando y registrando y no pude ver sino una pequeñísima parte de ellos, y estuve sin parar toda la santa noche....”. Son precisamente estos apuntes los que muestran el interés del pintor por su entorno, por el movimiento de las figuras representadas, por la luz o por los detalles ornamentales y paisajísticos.

Raimundo de Madrazo triunfó como pintor de género y retratista en Europa y América. Su obra, que se caracteriza por una exquisita aptitud descriptiva y cromática, es un ejemplo del arte decimonónico que triunfó en los Salones parisinos. En Valladolid se presentan dibujos preparatorios para composiciones de época, bocetos de temas cotidianos y retratos femeninos y masculinos que interpretan a familiares y amigos, sumamente interesantes son los retratos de Coquelin aîné o Francesco Cervi que revelan la amistad del español con los actores de la “comédie française”. Para los retratos de encargo el procedimiento de Raimundo de Madrazo era dibujar, en una primera sesión, la fisonomía del retratado que posteriormente trasladaba al lienzo. En esta exposición se puede contemplar y comparar la primera impresión con la obra definitiva de un retrato femenino.[Img #12412]

InfoENPUNTO • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2019 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress