Domingo, 27 de diciembre de 2009
Por decisión del Tribunal Federal de Tampa, Florida

El botín expoliado por Odyssey deberá ser entregado a España

[Img #1665]El Tribunal Federal de Tampa, Florida, ha establecido un plazo de diez días para que la empresa estadounidense Odyssey Marine Corporation, entregue a España el cargamento de monedas, de oro y plata, extraído ilícitamente del pecio de un buque de bandera española localizado en aguas próximas al Cabo San Vicente, litoral portugués: la fragata "Nuestra Señora de las Mercedes" que partió del puerto de Callao hacia España a final del verano de 1803, pasó del Pacífico al Atlántico y cuando llegaba a su destino, se perdió tras ser atacada por barcos ingleses.

La empresa Odyssey, dedicada a buscar tesoros en los fondos marítimos, obtuvo permiso de los gobiernos de Londres y Madrid para localizar el navío inglés "Sussex" hundido en el Golfo de Cádiz, en 1694. Pero sus afanes mercantiles traspasaron los límites de una mera investigación. Por eso su barco "El Cisne Negro" se dedicó a localizar restos de barcos hundidos en las aguas atlánticas al sur Ibérico; y en ese empeño encontró y expolió un pecio del que debía haber informado, porque su misión era meramente exploradora.

Con el botín recogido, y situado en Gibraltar -la vieja colonia británica convertida en base de sucios negocios-, Odyssey se empeñó en ocultarlo y transportarlo en secreto por vía aérea a territorio de Estados Unidos, donde cometió la torpeza de dar a conocer el valor del cargamento, difundiendo fotografías de valiosas monedas, con ánimo de avivar el entusiasmo de los coleccionistas para así elevar sus cotizaciones en el mercado.

España denunció el saqueo de este pecio que forma parte del patrimonio histórico sumergido; y por ello protegido por leyes internacionales. En junio el juez Mark Pizzo, de Tampa, señaló que las piezas extraídas por la compañía Odyssey eran propiedad de España; pero la empresa de "cazatesoros" se revolvió contra el juez y contra el gobierno español, utilizando maneras un tanto altaneras. A primero de septiembre el Gobierno de los Estados Unidos decidió apoyar públicamente la demanda española. Y ahora, casi a final de 2009, la Justicia estadounidense establece la devolución del botín extraído del pecio español, dando un plazo de 10 días a la compañía mercantil americana para que cumpla la sentencia.

Odyssey ya ha informado que apelará, tal vez por su obsesión de que los tribunales USA están para proteger intereses de sus ciudadanos, sean justos o injustos. Y parece ser que Perú también lo hará por estimar que parte del tesoro le pertenece; aunque lo que se ha juzgado en Tampa es el expolio del pecio de un buque de bandera y con cargamento español procedente en buena parte de la Ceca Real instalada en el virreinato peruano. Cuestión que debiera resolverse -una vez resuelto lo principal- entre los dos estados que formaban parte entonces de la Corona española; porque se trata de bienes patrimoniales que a ambos conciernen; y debiera ser una comisión de expertos de ambos países la que estudie y proponga la mejor solución, cuando se trata de una etapa histórica compartida.
InfoENPUNTO • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress