Amalia García Rubí
Viernes, 8 de marzo de 2013
Madrid. Hasta el 13 de abril de 2013

Rutas y otros laberintos de Gerardo Delgado, en la Galería Fernández Braso

[Img #13093]La sala Fernández Braso presenta en esta última exposición la obra de un artista emblemático dentro de la historia reciente del arte contemporáneo español, el sevillano Gerardo Delgado (Sevilla, 1942). Su obra, hoy fuertemente consolidada, irrumpió en los círculos más innovadores del arte allá por los años setenta, cuando en algunas ciudades españolas se comenzaban a fraguar nuevos lenguajes no vinculados a la representación académica, como el llamado grupo de Nueva Generación, fundado por el crítico y pintor Juan Antonio Aguirre y al que Delgado perteneció junto a otros entonces jóvenes emprendedores hoy plenamente consagrados como Elena Aasins, Gordillo, Yturralde. En aquellos primeros años de investigación en el Centro de Cálculo de la Universidad Complutense de Madrid, a este andaluz afincado en la capital le influyó de manera determinante su primera formación en la Escuela de Arquitectura, sobre todo en lo concerniente a la organización espacial del cuadro en mayor o menor medida siempre guiada por pautas constructivas derivadas de la geometría.

Asimismo, el ritmo visual de series modulares, reticulados, líneas rectas y entrelazados, han caracterizado una obra sumamente personal tanto en estructura como en colorido, tendente por lo general a la relación de elementos no figurativos que vienen una y otra vez a ratificar la naturaleza bidimensional del soporte Aún así, en la pintura de Gerardo Delgado asoman flirteos con cierta memoria de lo real, en las breves pero continuas sugerencias paisajísticas a territorios palpablemente veraces. La reducción del lenguaje formal en los cuadros más recientes de series como “Dunas Urbanas”, fechadas entre 2012 y 2013, se enriquece aquí con un delicado empleo del color en mezclas compuestas por tonalidades metálicas, dorados y platas, y otras intermedias ocres, celestes, pardas,… de alegres efectos preciosistas que a menudo recuerdan el lujo oriental. Sin embargo, lejos de retóricas rococó y de trompe l´oeil, la mística de estas bellas obras finales de Delgado, se apoya en la síntesis armónica y viva entre forma-color-superficie para crear ámbitos de cierta espiritualidad.

Esta gran exposición dedicada a la obra de los últimos años realizada por Gerardo Delgado agrupa varias series de pinturas desde 2009 hasta la actualidad, a través de cuyas “Rutas y otros Laberintos” (título de la muestra), el artista  se adentra en senderos muy poéticos como el llamado “Ruta de San Mateo”, del cual señala el pintor que se trata de “una serie de catorce grandes pinturas de un negro denso, que con distintas calidades y matices pretende representar, en catorce estaciones, la profunda unción de la Pasión de Bach, una composición que siempre me acompaña. En su elaboración, en su avance, la serie se ha vuelto más compleja. Las dos últimas pinturas han aclarado su color, adquiriendo matices dorados como reflejo de lo divino, aunque el negro aún vibra desde las capas del fondo".

(Galería Fernández Braso, c/ Villanueva 30, de Madrid. Hasta el 13 de abril de 2013)

InfoENPUNTO • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress