José Pérez-Guerra
Miércoles, 13 de enero de 2010
¿Es ésta la España que nos merecemos?

Ahora quieren convertir al Senado en una Asamblea Babélica

Enviar por email
[Img #1740]El Partido de los Socialistas de Cataluña (PSC), el que lidera un andaluz nacido en Iznájar (Córdoba), junto con los parlamentarios nacionalistas del Senado español, ha registrado una propuesta para reformar el Reglamento de la Cámara, con el fin de que las distintas lenguas que, con el castellano, son "también" oficiales en diversas comunidades autónomas, se puedan usar en los plenos, en las comisiones y en las comunicaciones escritas. Se trata de que el catalán, el vasco y el gallego (también el valenciano es lengua oficial en su ámbito territorial, aunque este "detalle" se ignore, menospreciándose así los Estatutos de la Comunidad Valenciana), puedan usarse con normalidad en un Parlamento que, de aceptarse la propuesta, necesitará implantar un servicio de traductores para entenderse, e informar al pueblo soberano lo que allí cada cual expresa en sus lengua-patrias.

La propuesta de los socialistas catalanes, aplaudida por el nacionalismo que afirma su supervivencia en un mundo que rompe fronteras, ahondando en las diferencias, e incluso propiciando el desentendimiento entre las personas, es una sinrazón porque el Senado, en el que como su nombre indica debe prevalecer un buen juicio, y el sentido común, es una cámara parlamentaria donde todos deben entenderse con claridad para así servir mejor a la sociedad plural, en él representada. Por eso, convertir al Senado en Babelia, sería cambiar una función de escala estatal por una tribuna de identidades muchas veces superadas por el cruce de generaciones, aunque haya "conversos" que traten de sumar a los vinos del Priorato otros Amontillados, para participar también en el negocio, que de eso se trata.

La propuesta liderada por el PSC llevará la firma de un 13% de los senadores de la cámara, sumando CiU, ERC, ICV-EU, PNV y BNG, y sus promotores buscan otros respaldos para lograr los propósitos. Sin embargo queda un 87%, en el que se incluye el PP, para tratar de anular tan grave desatino. Aunque siempre queda la duda sobre la posición del PSOE, tan en línea nacionalista cuando interesa al partido.

Un Senado plurilingüe, cuando se cuenta con una lengua común con tanta resonancia internacional, sería algo así como una especie de Corral de Comedias donde cada cual desarrollaría su papel patrio, mientras en la bancada, sus señorías pueden "matar el tiempo" leyendo periódicos, algunos apuntes o dibujan caricaturas para pasar el rato. Después los intérpretes traducirán las "lenguas utilizadas para no escucharse" y se repartirán unos folios informativos, así como a la prensa. Toda una caricatura de Parlamento...Porque sus señorías saben hablar perfectamente la lengua común, la única oficial para todo el ámbito estatal, además obligatoria: el castellano o español. Lo dice el artículo 3-2 del Titulo Preliminar de la Constitución vigente. Pero el nacionalismo ignora este precepto, tratando de convertir los idiomas territoriales en lenguas de todo el territorio español. Y los socialistas catalanes, tan diversos en procedencias, se han puesto a la cabeza de las reivindicaciones... no les importa que España se convierta en una especie de Babelia.
InfoENPUNTO • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress