José Pérez-Guerra
Martes, 8 de octubre de 2013

Hay mucha historia en Medina Elvira, anterior a la cultura andalusí

[Img #15390]El Consorcio del Milenio del Reino de Granada ha inaugurado en el Parque de las Ciencias de Granada la exposición ‘Mil años de Madinat Ilbira’ con más de 400 piezas, recreaciones en 3D y montajes audiovisuales sobre su papel en ‘el surgimiento de la sociedad andalusí’, como ha señalado la presidenta del Consorcio, María José Sánchez Rubio, en el acto de inauguración.

Pero el yacimiento de Medina Elvira tiene una protohistoria que se remonta siglos al nacimiento de Mahoma; y la cultura andalusí florecía antes de que Granada se constituyera en reino; al igual que Al Andalus fue el nombre impuesto por los invasores musulmanes a un territorio que, desde la prehistoria, se denominaba Hispania. Ilbira fue en su origen una ciudad cartaginesa engrandecida en la etapa romana. Se llamó Iliberris o Eliberris, y en ella se celebró el año 306 el primer Concilio de Iglesias Cristianas de la Península, en el que participaron 19 obispos de la Bética, la Cartaginense, Tasrraconense y Lusitania, entre ellos Osio, de Córdoba, que años después presidió el Concilio de Nicea. Y 24 representantes de asambleas: presbíteros, diáconos o fieles; concilio presidido por el obispo Félix, que definió todo un código de conducta en sus numerosos cánones. Esta iglesia, al igual que la ciudad, debieron ser muy importantes cuando pudieron organizar y acoger tal acontecimiento. Quizás por eso el comisario de la exposición, Antonio Malpica, haya subrayado el papel que tuvo Medina Elvira en la transición desde el mundo antiguo al árabe.

Para los árabes erradicar lo hispano fue una cuestión prioritaria. Se desmantelaron iglesias y monasterios, se destruyeron bibliotecas, y trataron desde el principio cambiar el nombre al territorio, surgiendo uno en clave mística, algo así como ‘El Dorado’: Al Andalus, que sustituiría al de Hispania. En el monetario del Museo Arqueológico Nacional, sede de Madrid, se conserva un sólido de oro, en cuyo anverso está grabada una estrella de ocho punta, y al margen la leyenda (utilizando el alfabeto latino) que se traduce ‘en nombre de Dios no hay mas dios que Dios ninguno se puede asociar a El’; y en reverso otro texto que se traduce: este sólido fue grabado en Spania año 93’, de la Égira. Otro sólido del mismo monetario, éste del año 716, ya bilingüe, escribe en el anverso ‘sólido grabado en Spania’ y en el reverso, ya en caracteres árabes: ‘Mahoma es el enviado de Dios’ y al margen ‘este dinar fue acuñado en Al-Andalus’. Una reconversión del latín al árabe; de Hispania a Al Andalus.

La cultura andalusí mostraba todo su esplendor en Córdoba, sede del Califato de Occidente; pero hace mil años Hisam II es probablemente asesinado y el califa Sulayman no logra controlar la situación lo que origina la fragmentación política de Al Andalus. Es cuando los Ziríes se hacen  con el poder de Elvira, que fue el germen del Reino de Granada, acontecimiento que el Consorcio del Milenio del Reino de Granada conmemora, incluyendo en el programa la exposición ‘Mil años de Madinat Ilbira’. De Elvira o Eliberri que ya existía más de mil años atrás, sin su Medinat, claro.

InfoENPUNTO • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2019 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress