Lunes, 6 de enero de 2014

Un ‘Ecce Homo’, atribuido a Murillo, se muestra en la Catedral de Guadix

[Img #16325]En la Catedral de Guadix (Granada) se muestra hasta final de 2014 un ‘Ecce Homo’ que se atribuye al pintor sevillano, maestro del barroco, Bartolomé Esteban Murillo. Se trata de un cuadro propiedad durante generaciones a una familia sevillana, que lo consideraba anónimo del siglo XIX, y como tal fue vendido al sacerdote granadino Joaquín Caler, párroco de tres pequeñas localidades de la zona del Marquesado del Cenete, de la diócesis de Guadix-Baza, un entusiasta del arte que ante la obra inició una labor de investigación para tratar de conocer la autoría de un pintura que le parecía más antigua y de exquisita factura.

En esta labor de investigación han intervenido dos expertos acreditados: Enrique Pareja López, doctor en Historia, miembro de la Real Academia de Bellas Artes de Santa Isabel de Hungría, del Cuerpo de Facultativos de Conservadores de Museos, que fue director del Museo de Bellas Artes de Sevilla; y el restaurador Manuel Chiappi, que regenta un taller de alta consideración. Y después de dos meses de minucioso trabajo atribuyen el ‘Hecce Homo’ a Murillo, esta pieza de 72 centímetros de altura por 54,50 de anchura.

Bartolomé Esteban Murillo es uno de los artistas del Siglo de Oro español más considerado. En Sevilla fundó una Academia de dibujo y pintura donde se formaron numerosos discípulos, actividad didáctica y taller que fue una factoría de producción artística en una Sevilla que era puerto del Nuevo Mundo a través de la Casa de Contratación, con mucha actividad mercantil. Tiempo en que la Iglesia proporcionaba una gran demanda. Obras de Murillo y de sus discípulos, con autoría o anónimas que también pasaron a familias adineradas, legadas de padres a hijos. Y el ‘Ecce Homo’ pudo ser una de ellas.

InfoENPUNTO • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress