Domingo, 21 de febrero de 2010
En el Museo Thyssen-Bornemisza y en la Fundación Caja Madrid

Monet y la abstracción

[Img #2010]En la pintura del impresionista Claude Monet se encuentra uno de los veneros de la abstracción. Y ese flujo se pone de manifiesto en la exposición "Monet y la abstracción", donde se manifiestan textos y contextos de unos impulsos al fin reconocidos. La exposición que se abrirá al público desde el 22 de febrero al 20 de mayo, fue presentada a los medios informativos en un acto en el que participaron Guillermo Solana, director artístico del Museo Thyssen-Bornemisza; Rafael Spottorno, director de la Fundación Caja, y la comisaria de la muestra, Paloma Alarcó.

Claude Monet (Paris, 1840-Giverny, 1926) fue un máximo exponente del impresionismo hasta que, en su retiro de Giverny, pequeño pueblo situado al norte de París, se comprometió con la naturaleza, pero centrándose no en las formas, sino en la luz y en los colores porque, decía, "el color es para mí obsesión diaria, la alegría y el tormento". El mundo de Monet, su jardín, no resisten los modos y las modas vanguardistas y su pintura se empezó a considerar como reliquia del pasado. Hasta que, tras la II Guerra Mundial, expresionistas y abstractos, americanos y europeos, sienten que en ese jardín olvidado de Giverny, están parte de sus raíces. Y rescatan al maestro. "Nunca hasta ahora se había intentado hacer una muestra en la que Monet y sus sucesores se enfrentaran cara a cara", ha señalado Guillermo Solana. Es como un diálogo entre generaciones, el maestro y los que se consideran deudores que tratan de descubrir los orígenes de la pintura abstracta. Y "el resultado, como señala la comisaria Paloma Alarcó, es un nuevo Monet, más próximo a nuestros días".

Ese revival se pone de manifiesto en las salas del Museo Thyssen-Bornemisza, donde con el precursor francés, con obras cedidas por museos y colecciones para la ocasión, se confrontan sus nenúfares y otros cuadros con los de Pollock, De Kooning, Mitchell, Richter, Twombly, Esteban Vicente, Vieira da Silva, Sam Francis...en salas cuyas paredes están pintadas de color muy vivo, simulando los montajes de las manifestaciones impresionistas; y en espacios del Palacio de las Alhajas donde puede seguirse el segundo tramo de la manifestación, que tiene su broche de oro en una serie fotográfica de Henri Cartier-Bresson realizada en 1952, homenaje a Claude Monet en el jardin de su casa de Giverny.

La exposición "Monet y la abstracción", con sedes en el Museo Thyssen-Bornemisza y Palacio de las Alhajas, de Caja Madrid, Madrid, se clausurará el 30 de mayo.
InfoENPUNTO • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress