José Pérez-Guerra
Martes, 1 de abril de 2014

El Museo Arqueológico Nacional es un libro con 13.000 páginas de Historia

[Img #17292]Tras 6 años de trabajo y una inversión de 65 millones de euros, el Museo Nacional de Arqueología, con sede en Madrid, abre sus puertas con espacios ampliados y nueva ordenación de sus salas que exponen una selección de sus 13.000 piezas datadas desde hace 4.000 años hasta final del siglo XIX; páginas-piezas que conforman un libro de Historia que tiene como prólogo la reproducción de la Cueva de Altamira en el patio del museo, y el devenir que una civilización que es un largo sumando desde que el ser humano se pone en marcha y en su camino va dejando huellas. El Museo Arqueológico Nacional fue creado por Isabel II en 1867, hace ahora 147 años, y se instaló provisionalmente, año 1871, en el que fuera Casino de la Reina, calle Embajadores, reuniendo parte de las colecciones reales asignadas a otras instituciones. Y en 1895 pasa definitivamente al edificio que aún comparte con la Biblioteca Nacional.

En este Museo se conserva y se pone en valor, desde el epicentro de lo que después se llamaría Iberia, una dinámica que ha ido acumulando sinergias en pos del progreso individual y colectivo; desde los primeros homínidos a periodos como el paleolítico, el neolítico, con sus construcciones, y utensilios de cerámica, y la edad de los metales, del calcolítico a la edad del bronce, a la del hierro… el hombre encuentra lugar seguro, la familia, los intercambios mediante trueque, después equivalencias y monedas… Clanes, asentamientos necesarios para la defensa y para el comercio en este ‘finisterrismo’ ibérico que descubren fenicios y griegos, que intentan conquistar los cartagineses, que lo logran los romanos, constituyendo la entidad política Hispania.

En el Museo Arqueológico figuran testimonios de la cultura mediterránea; de Oriente, por donde sale el sol; de Occidente en un mar llamado Mare Nostrum por los romanos. Está Egipto, y también Grecia, Roma, los visigodos, y el mundo árabe que se instala en Hispania a la que llaman Al Andalus. Son millares de ‘páginas-piezas’ que se han ido juntando para que todas ellas formen el libro de la Historia de España, con su protohistoria e interrelaciones. Desde un hueso tallado encontrado en El Castillo a una cazuela campaniforme, procedente de Ciempozuelos, de la Edad Bronce; el busto de la Dama de Elche; el monumento de Pozo Moro, Albacete, del siglo V antes de Cristo; un reloj de sol tallado en piedra de la época romana; la Corona Votiva de Recesvinto, del tesoro de Guarrazar (siglo VII), con muchas otras joyas de la Edad Media, tanto musulmanas como cristianas; y las edades que han seguido. Eslabones de una larga cadena en la que el hombre ha ido haciendo historia.

InfoENPUNTO • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress