José Pérez-Guerra
Miércoles, 11 de junio de 2014

Victor Cucurull pregona que Cataluña es el ‘no va más’ del mundo mundial

[Img #18131]Al historiador Victor Cucurull, pregonero del independentismo catalán no le importa enmendar la historia ni tampoco hacer el ridículo. En un vídeo que circula por Internet se difunde una conferencia de este señor, organizada por la llamada Asamblea Nacional Catalana (ANC) en la que asegura que Cataluña fue la primera de las naciones y que el Reino de Tartessos no estaba pasado las Columnas de Hércules, en la actual Huelva, sino en Tortosa, Tarragona. Y para rizar más el rizo de las sinrazones señala como catalanes a Cristóbal Colón, Santa Teresa, Miguel de Cervantes, Américo Vespucio y hasta a Erasmo de Rótterdam…

 

Debo aclarar que Victor Cucurull, ni los independentistas de ANC, son Cataluña, un territorio hispano con una población admirable. A primero de los años 50, tras aprobar unas oposiciones en el antiguo Banco de Bilbao, en Sevilla, solicité traslado e ingresé en la sucursal de Sabadell, y en Cataluña me hice mayor, me casé y nacieron mis dos hijos. Ocho años después, cuando faltaban meses para terminar Periodismo (que estudiaba por libre) fui trasladado a la sucursal de Madrid, y en Madrid sigo desde hace más de medio siglo. En Andalucía está mi niñez y parte de mi juventud; y en Cataluña, la otra parte de mi juventud y la base de lo que soy.

 

Precisamente porque Cataluña y los catalanes siguen representando mucho para mí, me entristece el delirio de los independentistas y su manera torticera de interpretar la historia, con la exaltación de tantas grandezas. Hay independentistas que piensan que Dios fue demasiado humilde cuando habiendo podido nacer Jesús, su hijo unigénico, en Barcelona, vino a este mundo en una aldea de Judea… La Barcino del Tibidabo: porque cuando el Diablo quiso tentar a Jesús, lo trajo a este monte y le dijo: ‘Todo esto te daré’, ‘Tibidabo’, si postrado ante mí me adoras…

 

Por lo visto, para el ‘sabio’ Cucurull, los grandes de la historia eran catalanes, Cristóbal Colón, Américo Vespucio, Teresa de Jesús, Miguel de Cervantes y hasta Erasmo de Rótterdam… Por eso no le importa que San Jordi, proceda de Aragón; Santa Eulalia, de Mérida; Ausias March, de Valencia; y Ramón Llull de Mallorca… porque todo eso y mucho más es Cataluña. Al fin y al cabo ‘Roma no era nada, y Roma no empezó a ser la capital que es hasta el día que en ella entraron los catalanes’, según Cucurull. Ante una historia así es natural que se renuncie del apellido Pérez y se escoja el de Carod… los Carolingios, del Sacro Imperio Romano y Germánico, tienen más encanto para los imperialistas de los Países Catalanes...

InfoENPUNTO • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress