Amalia García Rubí
Jueves, 26 de junio de 2014
Madrid, en PHotoEspaña 2014

Marlborough presenta “El fondo de la estancia” de Pablo Genovés

Enviar por email

[Img #18319]"Mezclo dos mundos. Utilizo ordenadores e imágenes antiguas, y ese choque también tecnológico me ayuda en el discurso que pretendo”. Con estas palabras se expresaba Pablo Genovés hace dos años al presentar su serie fotográfica “Cronotados”, continuación de otros proyectos anteriores en los que este artista siempre tiene como objetivo recuperar la memoria y borrarla, quizá una paradoja nostálgica. Porque si en algo se caracteriza la obra del fotógrafo madrileño nacido en 1959 es precisamente en ese interés casi obsesivo por recuperar imágenes del pasado, guardadas con cuidado y clasificadas por el artista, para ser luego manipuladas digitalmente hasta conseguir el resultado perseguido de antemano.

 

Hoy Pablo Genovés es un fotógrafo reconocido, vive entre Madrid y Berlín y su obra está en el punto de mira de avezados coleccionistas e instituciones empeñadas en seguir lo último. Pero éxitos comerciales aparte, lo que justifica en realidad la ventajosa posición de este autor en el panorama artístico fotográfico actual, es la indudable identidad de sus imágenes. Muchas de ellas casi halladas al azar cuando se dedica a desempolvar archivos. Pablo busca en librerías de viejo, mercadillos de antigüedades y quincallería, rastros y rastrillo con un atractivo tufo a decadencia revivida. Luego, juntando e hilvanando minuciosamente los momentos y sitios de otro tiempo, nace la invención, el concepto de lo nuevo, la idea que se quiere lanzar al espectador a partir de un material dado que irá cobrando sentido lentamente a través de su encantamiento.

 

Las once fotografías recientes de la exposición que presenta ahora Pablo Genovés en la Galería Marlborough con motivo de su participación en el Festival PHotoEspaña 2014, están agrupadas bajo un sugerente título: El Fondo de la Estancia, con buscado significado poético-surrealista, como casi todos los suyos. Una vez más el blanco y negro, las medidas generosas, las perspectivas vertiginosas y un aire de desolación generalizada, de catástrofe o cataclismo inminente, nos adentra en el universo silencioso pero latente de estas obras. Un caos mítico provocado por la visión de la naturaleza como ente invasor que arrasa, conquista y anula la obra del hombre: arquitecturas y arte, palacios e iglesias y en definitiva, todas sus estancias concebidas con esmero. Aquellos lugares que vive y construye el ser humano con esfuerzo, se tornan de pronto en ámbitos imposibles de disfrutar pues han sido inundados, cercados, anegados o simplemente inutilizados por la magia del arte. La mirada de Pablo Genovés vuelve a fascinar y sorprender con sus estampas alucinadas gracias al maravilloso engaño de un ojo fabulador de ensueños.

 

(Galería Marlborough, c/ Orfila 5, de Madrid. Hasta el 6 de septiembre)

InfoENPUNTO • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress