José Pérez-Guerra
Martes, 12 de abril de 2016

Cascos azules para proteger el Patrimonio de la Humanidad

[Img #24136]Ciudadanos, C´s, propone que España lidere o tenga parte activa en la defensa del patrimonio histórico objetivo de la barbarie islamita, e incluso apunta que esta unidad podría estar formada por miembros del Grupo del Patrimonio de la Unidad Central operativa de la Policía Judicial de la Guardia Civil y un equipo multidisciplinar de expertos en conservación del Patrimonio Cultural. Con ello no solo se protegería estos basamentos históricos sino que se cortaría una importante fuente de financiación a la estrategia terrorista que proviene de la venta de elementos arqueológicos.

 

Nos parece una propuesta altamente positiva cuando sobre este grave problema parece no ser asunto prioritario, siendo una constante en la política destructiva de los que dicen ‘hacer la guerra de Dios’, cuando lo que tratan de hacer es imponer dominios terrenales. El 19 de octubre de 2015, nosotros informamos y opinamos en Infoenpunto sobre este contencioso que parece no estar en los cajones de urgencia de las potencias occidentales, y escribimos:

 

La Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura, UNESCO, ha acordado, con el respaldo de 53 países miembros, proteger los lugares considerados Patrimonio de la Humanidad con el envío de Cascos Azules Culturales, tras la propuesta de Italia cuyo ministro de Cultura, Darío Franceschini, ha señalado que ‘la comunidad internacional no puede quedarse de brazos cruzados ante las terribles imágenes de Palmira, en Siria’.

 

La destrucción de lugares y monumentos por parte del llamado Estado Islámico y de otras organizaciones terroristas que se sirven de la religión para dominar el mundo nada menos que ‘en nombre de Dios’, no es un hecho aislado sino que obedece a una estrategia encaminada a borrar cualquier civilización para imponer dominios de toda índole, un totalitarismo sanguinario con mucho trasfondo económico porque una parte importante de las piezas expoliadas en museos y espacios arqueológicos, pasa al tráfico de bienes patrimoniales a fin de ‘hacer caja’.

 

El 2001 los talibanes ya dieron la nota en Afganistan al dinamitar los Budas gigantes de Baniyan que estaban allí antes del nacimiento de Mahoma. Y esa obsesión por borrar de la historia sus huellas, los testimonios de múltiples generaciones desde la prehistoria hasta ahora, no es más que intentar imponer que no hay nada fuera de su religión. En estos últimos años se ataca a un patrimonio que es universal tanto en Asia como en África, desde Irán, Irak y Siria a Malí, a zonas y ciudades como Hatra, Nimrud, Jorsabad o Tumbuctu, destruyendo y robando bienes que son Patrimonio de la Humanidad, y como tal las Naciones Unidas, ONU, tienen la obligación de defenderlo. Y para ello bueno es que en la UNESCO se haya decidido que los Cascos Azules Culturales sean su salvaguarda. Italia ya ha declarado que estará en primera línea, pero debe ir acompañada por otras naciones porque la cuestión es de todos, y deben actual como Naciones Unidas.

Enlaces automáticos por temática
InfoENPUNTO • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress