José Pérez-Guerra
Jueves, 29 de diciembre de 2016

El Museo Diocesano y Comarcal de Lérida declarado ‘de interés nacional’ por la Generalitat de Cataluña

Enviar por email

[Img #26102]El Gobierno de la Generalitat de Cataluña ha declarado de ‘interés nacional’ el Museo Diocesano y Comarcal de Lérida al considerar que ‘es un equipamiento patrimonial indispensable para entender las Terres de Ponent y, en consecuencia, para una comprensión global de Cataluña’ y de los territorios vinculados a su cultura, museo que atesora tres conjuntos: el que proviene del antiguo Museo Diocesano que tiene depositado piezas muy importantes provenientes de las iglesias aragonesas de ‘la Franja’, cuando esas iglesias pertenecían al obispado de Lérida; otro conjunto arqueológico del Instituto de Estudios Ilerdenses; y el tesoro de la Catedral de Lérida.

 

De ‘interés nacional catalán’ son los museos de Arte Contemporáneo de Barcelona, el Episcopal de Vic, el Marítimo de Barcelona, el Picasso de Barcelona y el de Montserrat, además de la Fundación Miró de Barcelona. Definición un tanto excesiva puesto que Cataluña no es una nación ni nunca lo ha sido; fue parte de la Tarraconense, en la Hispania romana y visigoda, y hasta la Edad Media –Marcas Hispánicas- porque el nombre de Cataluña no aparece hasta muy entrada la Edad Media y significa, igual que en Castilla, que sus habitantes se refugiaban en los castillos cuando el peligro musulmán amenazaba. Y siguió como parte del Reino de Aragón hasta que Isabel de Castilla y Fernando de Aragón se unieron en matrimonio alumbrando el ‘Hispaniaererum’. Cataluña no ha tenido gobierno autónomo hasta el siglo pasado, en tiempos de la II República Española, y ahora: en la España autonómica recogida en la Constitución vigente.

 

El obispo de Barbastro-Monzón, a cuya diócesis pertenecen actualmente las iglesias de ‘la Franja’ aragonesa, ha expresado su oposición a esta declaración de ‘interés nacional’ del museo leridano por entender, con razón, que antes debiera devolverse las obras que se llevaron de las iglesias de Aragón. El Vaticano ya ha dictaminado que deben retornar al lugar de origen, y en ese sentido se han pronunciado los tribunales, pero para la Generalitat la Constitución es papel mojado y pueden vulnerarla. Olvidan que los primeros que deben acatar las leyes han de ser los administradores públicos que prometen o juran ‘cumplir y hacer cumplir las leyes’ para ostentar sus cargos.

 

Las obras de arte aragonesas no son ‘propiedad’ del museo leridano simplemente porque se hicieron con ellas de manera irregular por no decir engañosa, y como ejemplo señalamos la escultura de la Virgen de Zaindin, pieza del Medievo aragonés que el obispo Messeguer i Costa (1890-1905) se llevó a Lérida por las 750 pesetas que necesitaba la iglesia para restaurar el campanario, y el recibo de compra-venta de la pieza se conserva en el museo, una operación ‘muy mercantil’ del obispo con la congregación de fieles de una parroquia… En un libro del historiador Domingo Buesa, editado por Ibercaja en 1994, se trata de las andanzas de este avispado obispo, quien ‘solía ofrecer alguna compensación económica en algunos lugares donde encontraba resistencia para llevarse las obras’… Y es que la pela es la pela, y máxime si le agrega unas gotas de agua bendita.

Enlaces automáticos por temática
InfoENPUNTO • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress