​Ramón Ribera
Domingo, 20 de agosto de 2017
De Manel Vilar Bayó

​Lluís Plandiura. El gran coleccionista

[Img #27636]Desde Ediciones de la Garriga Secreta (La Garriga. Barcelona), Asociación Cultural de dicha localidad, nos llega una cuidada publicación (muy ilustrada) Lluís Plandiura. El gran coleccionista, del que es autor Manel Vilar Bayó.

 

Libro de carácter divulgativo (de referencia) y de homenaje a la figura de este destacado coleccionista de arte, llegó a reunir más de 1.869 piezas, entre obras románicas, góticas y de artistas contemporáneos en una primera colección, ya que también reunió otras tres más, y que después vendió a la Generalitat de Cataluña y al Ayuntamiento de la misma ciudad y que pasarían al Museo de Arte de Cataluña; así tenemos que se encuentra estructurado en: - Un prólogo, donde se analiza la figura de Plandiura como coleccionista y la repercusión que tuvo en el ámbito político catalán, que tipo de obras reunió etc.; -Introducción, donde se mencionan las colecciones particulares catalanas, que por su importancia y cantidad han constituido museos propios, siendo uno de los grandes desconocidos Luís Plandiura; -Antecedentes familiares, descendientes de La Garriga, Luis Plandiura nació en Barcelona el 1882 - murió en 1956, de pequeño hizo estudios artísticos en “La Llotja”, industrial de éxito, pronto empieza su afán coleccionista; -El inicio: Los Carteles, empieza a coleccionarlos entre los 16 y 18 años, conociendo a los artista de renombre nacionales e internacionales, la colección fue comprada por el Ayuntamiento de Barcelona, con el dinero empieza a comprar pintura; -Plandiura y el Automovilismo, su entusiasmo por los coches; -La segunda colección, en el año 1910 ya era un coleccionista y comprador reconocido, con obras de destacados artistas catalanes, también compra cerámica; -Las Galerías Laietanas, con la ayuda de Plandiura se convirtieron en el centro difusor del Novecentismo y lugar  de reuniones artísticas; -El novecentismo (Abarcación, Precedentes y Constantes; -Las piezas de arte medieval, la importante colección de obras románicas y góticas que llegó a reunir; -“L’Strappo. Una técnica parar arrancar las pinturas al fresco; -La plenitud, más adquisiciones, su implicación en la política, la mala relación con Picasso, El Concurso de pintura de 1922; - La casa-museo, la sede de la colección, decoración de la casa; -Josep Pla visita la casa museo; -La ventana de Gaudí; -Los malos tiempos, la venta de la colección a la Generalitat, polémica sobre la adquisición, inicia una nueva colección; -La colección de La Garriga, volvió a reunir una colección extraordinaria; -Teatro de Guerra en el Museo del pueblo; -El mecenazgo. Terrassa y Poblet; -Una colección medio escondida; -La casa vacía, la venta de la casa de La Garriga, sin obras de arte.

 

En palabras de Francesc Fontbona “...Nada más cabe subrayar que en la Cataluña de la primera mitad del siglo XX, y aún más concretamente de su primer tercio, sí hubo alguien que tuviese suficiente criterio, personalidad y fuerza para marcar la orientación del arte vivo catalán de su tiempo, a fin de cuentas por definir un canon, este fue Luís Plandiura... El era un coleccionista de arte activo y clarividente desde antes de tener veinte años... La vinculación familiar y personal con La Garriga de Lluís Plandiura, que tenia casa, justifica sobradamente que esta población lo tenga presente ahora, con este libro, como la figura potente, compleja que fue, ya que él también fue alguien que tuvo mucha parte de la responsabilidad de la imagen dada por el mundo de Cataluña. Si Plandiura no hubiese existido es seguro que la Cataluña del siglo XX no habría tenido el mismo aspecto que tiene ahora.” 

Enlaces automáticos por temática
InfoENPUNTO • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress