José Pérez-Guerra
Martes, 12 de septiembre de 2017

La ‘Diada’ es pura falsificación de unos hechos históricos

[Img #27764]El 1 de noviembre de 1700 fallece el rey Carlos II y en su testamento deja la Corona del Reino de España a su sobrino el francés Felipe de Anjou, que unas semanas después es proclamado en Madrid como nuevo Rey, Felipe V, lo que significa el final de la dinastía de la Casa de Austria, y el establecimiento de la de Borbón, cuestión que causó gran conmoción internacional por estimar que una España y Francia unida por lazos familiares era un grave peligro. Y surge la Gran Alianza de la Haya (Inglaterra, Holanda y Austria que pretendía que el nuevo rey español debía continuar la línea de los Habsburgo), declarando la guerra a España y Francia; la llamada Guerra de Sucesión que dividió también a los españoles, apostando las instituciones catalanas por el pretendiente austriaco, a pesar de que Felipe V había sido también proclamado en el Monasterio de San Francisco de Barcelona como Rey el 12 de octubre de 1701.

 

Y en esta guerra, tan española como europea, que parece eternizarse, Barcelona, bastión importante de la causa austriaca, sufre el ataque del ejército franco-español, por lo que el Consell del Cent, que preside Rafael Casanovas, pide a los barceloneses, en un pregón pronunciado la tarde del 11 de septiembre de 1714, que ‘Todos los verdaderos hijos de la patria, amantes de la libertad, acudirán a los lugares señalados, a fin de derramar gloriosamente su sangre y vida por el Rey, por su honor, por la patria y por la libertad de toda España’. Pero Barcelona fue ocupada, tras cruenta batalla, por el ejército de Felipe V.

 

En esta guerra no existe ni el menor atisbo de independentismo, sino la pretensión de que el Reino de España tuviese como monarca al pretendiente austriaco en vez del nuevo rey de origen francés, aunque nieto de una infanta española. En 1980 la Generalitat elige el 11 de septiembre como día de reivindicación nacionalista, la ‘Diada’; y se pone como ejemplo a Rafael Casanovas que, precisamente, no luchó por ningún ideal catalanista, sino en un bando de esta guerra dinástica, española. Es la gran farsa que vuelve a producirse este año en torno a una fecha, falsificando la realidad; ‘la gran manifestación celebrada, alimentada con personas llevadas a Barcelona desde todos los rincones de Cataluña con viaje y gastos cubiertos, ‘excursión’ a la que naturalmente se apuntan muchos de los que quieren estar bien con el Poder político autonómico, lo políticamente correcto, y buscan pasar un buen día en una fiesta que al final es pagada por los contribuyentes de todas partes. La gran farsa donde abundan CUPletistas de muchas procedencias…

Enlaces automáticos por temática
InfoENPUNTO • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress